Un menor podría perder del todo la visión, por culpa de Medimás

Hace algunos meses Los Juanes hizo la denuncia de este caso y la EPS Medimás respondió de manera inmediata, seguramente por cuenta del escarnio público, pero desde noviembre no le suministran de nuevo los medicamentos, situación que podría poner en riesgo de perder la visión por sus dos ojos.

“Yo he ido desde noviembre a la fecha unas seis veces a la EPS para reclamar. Siempre me dicen que están en estudio para la aprobación, pero siempre son con disculpas. Luego le echaron la culpa a un contrato con la droguería y la última vez ya dijeron que eso correspondía a la Secretaría de Salud y mi niño nada que recibe el medicamento”, aseguró Luis Cardona padre de José Luis, al recordar que el ojo derecho ya lo perdió y el izquierdo está muy afectado, con la gravedad del diagnóstico médico que determina la urgencia y necesidad de estarle suministrando unas gotas especiales de manera permanente.

Dentro de las peticiones y que han sido reconocidas por un juez al fallar una acción de tutela, también se encuentra la silla de ruedas especializada, con la cual EPS tampoco responde, pues las condiciones de José Luis son delicadas. El joven no puede ser transportado en un carro normal y cuando acuden a la EPS tampoco reciben el trato preferencial que su situación exige.

El diagnóstico de José Luis

Desde hace varios años los especialistas entregaron a la familia de este pequeño que vive con su familia en el municipio de Filandia: Síndrome de Morquin con úlcera corneal, y Osteogenesis imperfecta. Adicionalmente es oxígeno dependiente, con antecedente de Neumonía de difícil manejo.  Por dictamen médico, José Luis debe recibir el siguiente medicamento, que no se le suministra desde noviembre, porque sin razón alguna, se le suspendió por parte de la EPS:  Ácido Poliacrilico 0,2 x 10 gr al 2% (Aplicar una gota cada 6 horas en ambos ojos por 6 meses). Hialuronato de Sodio 0,1 + Condroitin Sulfato 1.8% X 15 ml, concnetración 0,18% + 1%. La respuesta de la EPS es que el medicamento no lo hay y que se comunicaran con el cuando lo tengan. Tampoco le están entregando el Ensure, pañales y la silla de ruedas especializada.

La situación de esta familia es muy triste y no saben quien les va a responder por todo lo sucedido. Por la negligencia de la EPS, el menor ya perdió uno de sus ojos y si siguen con esa actitud, la situación podría empeorar.

Un menor podría perder del todo la visión, por culpa de Medimás

GENERALES |