Tras la huella de “la patrona”

 

Los Juanes presenta en este informe algunos de los detalles revelados por las autoridades de la vida criminal de alias “la patrona” o “la flaca” una mujer que tenía como objetivo darle vida a una organización criminal que iba a llamar “el nuevo cartel del norte del Valle”.

Hace un año empezaron las investigaciones de inteligencia para determinar todos los movimientos y luego capturar a alias “la patrona”, señalada de haber creado una red de sicarios y narcotráfico en cuatro departamentos del país.

Considerada por los organismos de inteligencia como una de las peores criminales de Colombia, buscaba crear el “nuevo cartel del norte del valle”. Su actividad se vio abruptamente interrumpida por el grupo de Élite organizado de la SIJIN de la Policía y Fiscalía de Armenia en La Tebaida, donde se había desplazado desde Alcalá en el Valle del Cauca, donde 10 de sus familiares la cuidaban con recelo y al parecer se habían percatado de los movimientos de las autoridades.

Como plan B tenían siempre previsto el desplazamiento hacia el “Edén Tropical del Quindío”, donde vivía alias “Tazmania”, sobrino de La Patrona y quien actuaba como jefe de sicarios de la banda.

El comienzo del fin

Desde una óptica empresarial, “La patrona” es una mujer que inició un negocio familiar, donde todos podían colaborar en el objetivo de ofrecer un servicio a un pequeño sector de la comunidad que requería comprar estupefacientes o saldar algunas cuentas pendientes que tenían otras personas “que no podían apretar el gatillo”.

Alias “la patrona” consciente de que el Valle del Cauca no era el único departamento en donde se concentraba la fabricación, distribución y venta de estupefaciente amplió sus horizontes y puso en el radar los departamentos de Risaralda, Quindío y Tolima.

De esta manera, se enfrentó a otras estructuras criminales que no iban a permitir que continuara el control territorial que hábilmente “La patrona” había conseguido “permeando entidades del Estado a través de la corrupción”, así que, se convirtieron en enemigos declarados.

“Mantén cerca a tus amigos, pero aún más a tus enemigos

Nidia -como se llama “La patrona”- decidió volver a sus enemigos en sus aliados, y fue por ello, que la banda criminal “los flacos”, sindicada por los delitos de concierto para delinquir agravado; tráfico, porte o fabricación de armas de fuego o municiones; tráfico, porte y fabricación de estupefacientes; uso de menores para la comisión de delitos; destinación ilícita de bienes e inmuebles y 14 homicidios, se convirtió en una aliada estratégica de esta astuta mujer.

No era la primera vez que demostraba que era capaz de diseñar estrategias que ayudaran al “negocio”. En tarros de leche de marcas reconocidas trasportaba la droga; amplió el portafolio de servicio de “trabajos especiales” a bajos precios; no usaba teléfono para dictar ordenes, sino, que utilizaba correo humano para ello; contrató personal especializado integrando a sus arcas antiguo personal del ELN y disidentes de las FARC.

La mujer logró extender sus tentáculos de tal forma, que permeó incluso a sectores políticos de la región, corroborando la información que desde hace varios años se venía manejando en el Quindío, relacionada con la forma en que el microtráfico infiltró algunas campañas políticas locales y regionales.

Había orden de asesinar a por lo menos 20 personas

El Director General de la Policía Nacional, General Óscar Atehortúa aseguró que lograron identificar por lo menos 20 órdenes para proceder mediante la modalidad de sicariato a acabar con la vida de igual número de personas en toda la región. Se trataría de casos contratados con esa organización criminal y otros relacionados con ajuste de cuentas entre bandas delictivas.
Esta información se maneja de manera confidencial con el fin de determinar, en los casos de contratación de sicarios, identificar a las personas que contactaron a la banda “los flacos” para cometer dichos asesinatos.

La caída

Todo iba de maravilla, hasta que las investigaciones de inteligencia del Grupo Élite organizado de la SIJIN y la Fiscalía de Armenia relacionó dos hechos sangre: uno ocurrido en septiembre del 2018 en Armenia, cuando fue asesinado un docente minutos antes de haber llevado a su hija de seis años al colegio con el ataque sicarial. El otro ocurrido en diciembre del 2018 en Cartago donde dos personas murieron y cinco resultaron heridas, en medio de una manifestación política en plena plaza pública.

“La patrona” en su afán de consolidar el control territorial había dejado huellas que guiaron los pasos de las autoridades para diseñar un plan que pudiera dar con ella. De esta manera, personal femenino especializado se trasladó a Alcalá – Valle del Cauca para hacerse pasar por encuestadoras y recolectar toda la información necesaria, para capturar a esta mujer que estaba sembrando el pánico en cuatro departamentos del país.

El trabajo dejó frutos. Durante el año de investigación lograron identificar 10 familiares divididos en seis viviendas que custodiaban a alias “La patrona” y hallaron la primera foto de la mujer detrás del ambicioso sueño de convertir la empresa familiar en el nuevo cartel del norte del valle.

Esta solo es la primera parte de todo un operativo que ya anuncia relaciones estrechas de políticos con “La patrona” en cada uno del departamento donde operaron los 80 integrantes que hacían parte de la red de sicarios y narcotraficante que lideró esta mujer.

El trabajo liderado por esta mujer era toda una empresa criminal y se iba consolidando bajo una estructura similar a otras de reconocimiento nacional como “los del golfo” o “la oficina”, organizaciones criminales que ofertan todo tipo de actividad criminal, reclutando a jóvenes de sectores vulnerables y aprovechando la ausencia del Estado, que ha sido débil en la inversión social.

Como en cualquier serie de Netflix, la historia de La Patrona, continuará…

Tras la huella de “la patrona”

INFORME ESPECIAL |