Sobrevivir al Cáncer para regalar felicidad es mi misión: Lina Trujillo

Lina Trujillo es una guerrera, que fue diagnosticada con cáncer de seno hace algo más de ocho años. Ella que vivió en carne propia la tristeza de  pasar por esta enfermedad y de sobrevivir día a día los procedimientos propios del tratamiento (radioterapias, quimioterapias, además de cuatro cirugías de reconstrucción del seno), se planteó como proyecto de vida llevarle felicidad a las pacientes oncológicas de los estratos 1 y 2.

Para ello, al culminar su proceso exitosamente se dedicó a estudiar todo lo relacionado con la micropigmentación de cejas y se especializó en la materia en una academia internacional.

“Dios pone las batallas más difíciles en sus más grandes guerreros y desde el momento en que me enteré de mi enfermedad vi una posibilidad de  mejorar, no sólo interiormente sino de proyectar felicidad a quienes como yo conocieron y sobrevivieron al cáncer”.  Es así como Lina no sólo se dedica a elevar la autoestima de sus pacientes, sino que al lado de ellos llora, grita y se emociona con sus pequeñas victorias.

En Armenia lleva en dos años de trabajo al lado de la Fundación Lazo Rosa, algo más de 60 procedimientos gratuitos.

En LOS JUANES queremos compartirles hoy la experiencia de Blanca Nubia Trujillo,  una de las pacientes beneficiadas con el programa en la capital quindiana y la felicidad que experimenta al volver a ver su rostro con un elemento tan importante como las cejas.

“Es a través de momentos como estos cuando realmente descubro que no hay un por qué de las cosas, sino un para qué y que la palabra cáncer no necesariamente es sinónimo de muerte”.

Lina hace un llamado a aquellas personas que sientan que pueden aportar a esta labor de llevarle algo de felicidad a las pacientes oncológicas para que como ella, se vinculen con su trabajo, y a través de Lazo Rosa en Armenia y el Quindío puedan cambiar la vida de cientos de mujeres que como nunca necesitan una luz de vida.

“Se necesitan tatuadores o personas que conozcan de la técnica de pigmentación de pezones (senos), para que nos donen algunas horas de su trabajo. No saben la gran obra que harían para mujeres que sienten que les arrancan una parte de su alma con una cirugía en esa parte tan bella del cuerpo. Les devolveríamos ese amor propio y la autoestima que tanto las necesitan”, puntualizó.

 

Sobrevivir al Cáncer para regalar felicidad es mi misión: Lina Trujillo

AL DÍA |