Servigenerales, el fantasma que ahora ronda a Urbaser

Servigenerales es una empresa de triste recordación para los armenios. El solo hecho de nombrarla en el Quindío les revuelve el estómago a muchos ciudadanos, quienes no le perdonan muchos pecados.

El primero, y el que los afectó en forma directa, es que sus directivos se “ensañaron” con los usuarios. En los años que estuvo operando en la capital quindiana (2003 y 2011) esquilmó los bolsillos de miles de personas, que a las buenas o a las malas, debieron pagar las más altas tarifas del servicio de aseo del país, para una ciudad promedio como Armenia.

Todo, gracias a la anuencia de los exalcaldes David Barros Vélez (prófugo de la justicia) y Ana María Arango (destituida e inhabilitada por la Procuraduría General de la Nación), quienes según la Contraloría General de la Nación, tendrían un alto grado de responsabilidad, al hacerse los de la “vista gorda” en una operación que sirvió para que Servigenerales captara irregularmente, vía facturas, más de $8.300 millones de pesos, que nunca debieron llegar a los bolsillos de los dueños de esta polémica compañía liderada por el señor Alberto Ríos Velilla.

De hecho, existe un fallo fiscal al respecto, que debió tener consecuencias penales, pero que duerme en los anaqueles de los organismos de control y de la Fiscalía General de la Nación.


Otros pecados

No alcanzaría este artículo para relatar los demás reparos que tiene la ciudadanía con Servigenerales, denunciados en varias instancias, como el mal servicio de aseo, la presunta manipulación de las normas para evadir sus responsabilidades, insistir en cobros exorbitantes por su operación y los “negociados” en los que metieron los directivos de esa compañía a Empresas Públicas de Armenia (EPA) cuyos costos económicos son multimillonarios, recursos que desde luego, ya nadie los podrá recuperar, dineros todos que salieron de los cuyabros, quienes son los verdaderos propietarios de la entidad de servicios públicos estatal.

Nombremos solo uno. ¿Quién responde por los $1.250 millones que invirtió EPA en Aquaseo? (operadora de los servicios de acueducto y alcantarillado y aseo de los municipios de Tumaco y Magangué). En ese “negociazo”, como lo llamó el gerente de EPA de entonces Jhon Jairo Toro Zuluaga, la compañía se asoció con cuatro empresas del Grupo Servigenerales.

La plata no solamente se perdió, sino que EPA tuvo que enfrentar diversos procesos, como accionista solidario de más del 30% de esa empresa. Las pérdidas de Aquaseo sumaron los $7.000 millones. Tamaño problema que había sido denunciado por veedurías y por algunas pocas voces disonantes de las administraciones locales de entonces, pero nadie hizo caso a las advertencias.

Urbaser, peso pesado mundial

En dialogo con EL CAFÉ DE LA MAÑANA de LOS JUANES Radio, Isaac Sánchez Salcedo gerente regional de Urbaser, aseguró en varias oportunidades que su compañía no tiene absolutamente nada que ver con Servigenerales, y que al contrario, los servicios que acaba de comenzar a prestar en los municipios de La Tebaida y Montenegro, más el relleno sanitario para todo el Quindiío, no tienen ningún vínculo con el grupo de Ríos Velilla.

“Nuestra empresa es una multinacional, con operaciones en varios países del mundo, tiene sede principal en España. Somos la quinta compañía medioambiental con mayor presencia en el planeta. Funcionamos en 32 países del globo, tenemos 25 años de experiencia en el mercado”, dijo el ejecutivo.

Lo anterior es cierto. Urbaser es un peso pesado mundial de los servicios públicos. Un tremendo competidor, de ligas mayores. Opera en 10 ciudades de Colombia y genera más de 2 mil empleos en el país.

Sánchez Salcedo aseguró que la multinacional compró al grupo Servigenerales y a toda su operación nacional. “No tenemos nada que ver con las empresas de señor Alberto Ríos Velilla. Nuestro presidente es Humberto Rodríguez Cobo, una persona con mucha experiencia en el sector de servicios públicos. Somos totalmente nuevos”, recalcó.

No están interesados en Armenia, por el momento

Sánchez repitió varias veces que son respetuosos de las empresas que operan en los territorios y que no están interesados en ingresar a Armenia, bajo el esquema de libre competencia, sin primero conocer las regiones o las ciudades. “Estamos concentrados en La Tebaida y Montenegro. Llegamos al eje cafetero y pensamos que hay muchas necesidades en la prestación de servicios públicos: Queremos trabajar en lo ambiental”.

Urbaser también adquirió el relleno sanitario, hoy Parque Ambiental Andalucía, ubicado igualmente en Montenegro.


¿Urbaser… ¿De quién es realmente?

Al consultar la web, los reportes de la misma compañía Urbaser indican que es una empresa con una amplia presencia internacional, especialista en gestión medioambiental, que da servicio a más de 50 millones de personas en 30 países a través de una enorme red de más de 35.000 empleados y más de 160 compañías subsidiarias. Aunque su sede es Madrid, España y su origen es español, su capital es de propiedad de empresarios chinos en la actualidad.

Sin embargo, para el vocero de la Junta Ciudadana de Armenia, Alejandro Rodríguez, conocedor de los líos de Servigenerales desde hace muchos años y denunciante de todas y cada una de las irregularidades de esa compañía y de sus vínculos con EPA y con sus directivos y alcaldes de Armenia entonces, la cosa no está totalmente clara. Asegura que los vínculos entre esas dos empresas privadas (Urbaser y Servigenerales), tienen curiosas coincidencias que son evidencias en los documentales registrales de la Cámara de Comercio.

Rodríguez afirmó a la mesa de trabajo de LOS JUANES Radio que el señor Humberto Enrique Rodríguez Cobo (Presidente de Urbaser) era miembro de la junta directiva de Servigenerales, según un certificado de la Cámara de Comercio de Bogotá con fecha mayo de 2020, y que otros ejecutivos como Santiago Pieschacón Aponte del Grupo Veolia y Pablo Felipe Arango Tobón de la empresa Emas de Manizales, donde tiene el control Urbaser.

“Lo que hicieron los dueños de Servigenerales fue dividir sus activos entre varias compañías, algunas de ellas en Panamá, pero los accionistas siguen presentes, a través de empresas con otros nombres. Los voceros de Urbaser deben decirle la verdad a la ciudadanía”, preciso Alejandro Rodríguez.

Es curioso, que nombres de viejos conocidos de ingrata recordación en las decisiones de Servigenerales en Armenia, aparecen en cargos directivos de compañías ahora relacionadas con el enjambre empresarial vinculado de una u otra forma con los nuevos dueños. Jhon Mauricio Gómez Espinosa, quien años atrás sería el representante legal y agente liquidador del “negociazo” de Aquaseo en Tumacó y Magangué en donde EPA perdió una fortuna. “Esas particularidades son las que nos ponen a pensar. Si es una empresa realmente nueva, por qué los directivos de Servigenerales están ahora repartidos en sociedades vinculadas directa o indirectamente a Urbaser en el presente”, llamó la atención el veedor.

Mientras se despejan las dudas, lo cierto es que Urbaser ingresa a la lupa ciudadana, de la que difícilmente podrá salir, mientras siga operando en el Quindío. Lo cierto es que nadie quiere que regrese Servigenerales con marca propia y menos en “cuerpo ajeno”.

Servigenerales, el fantasma que ahora ronda a Urbaser

AL DÍA, EDITORIAL, INFORME ESPECIAL, LOS JUANES |