Se presentó para aclarar que no era el asesino y quedó bajo arresto.

 

La increíble historia de un campesino calarqueño, quien fue señalado en redes sociales de ser, supuestamente, el asesino de Laura Juliana Jojoa. Él se presentó voluntariamente, pero tuvo que ser privado de la libertad por un requerimiento del pasado.

 

Los Juanes. Calarcá.

Jhon Deiver Hernández actuó como debía ser, una vez su patrón le dijo que su fotografía estaba circulando por redes sociales como el presunto responsable del asesinato de Laura Juliana Jojoa Murillo, crimen que consternó a toda la región. Apenas se dio cuenta del asunto, se fue para la Permanencia de Calarcá a aclarar su situación. Allí verificaron sus datos y resulta que apareció una anotación judicial por porte de estupefacientes, cinco años atrás.

“Yo recuerdo que esa vez me requisaron y tenía en mi poder tres gramos de cocaína. Como yo mantenía de finca en finca, nunca más supe del caso y si me buscaron, seguramente no me encontraron por esa misma razón. No pensé que eso fuera tan grave”, le dijo Jhon Deiver a sus patrones al explicar lo ocurrido. El susto y pánico que vivieron sus familiares y allegados con la falsa noticia en redes sociales, se prolongó por cuenta de la privación de su libertad, pues en los antecedentes figura que él debe pagar cinco años de cárcel por porte de estupefacientes.

 

Delicada conducta.

 

Jhon Deiver, al margen de su situación judicial y los requerimientos pendientes del pasado, es víctima de la actitud perversa de algún servidor público que tomó la foto de la reseña y la envió por redes sociales para generar caos y pánico. Este tipo de actuaciones deberían ser investigadas para determinar quienes son los responsables de estos actos de irresponsabilidad, pues ponen en peligro la vida de una persona inocente.

 

Que se analice el caso.

 

“Todos tenemos errores, uno no entiende la justicia de este país. Él ha sido mi administrador en la finca hace más de un año y no tengo quejas sobre su comportamiento. Me pareció muy noble de su parte ir a la Policía a presentarse, pero más triste el desenlace que tuvo el hecho”, aseguró a Los Juanes el dueño de la finca.   Jhon Deiver es muy conocido en Calarcá porque trabajó con la Defensa Civil durante 15 años, de hecho, es rescatista profesional. Tiene dos hijos uno de 15 y otro de 10, y es cabeza de familia. Ahora su situación es compleja porque él es quien trabaja en la casa y estando en prisión todo se complica.

Tanto familiares como los patrones de Jhon Deiver esperan que se revise este caso, pues no pueden creer que este tipo de faltas puedan representar una condena de esas, tratándose de una persona que no tiene más antecedentes y que reporta buena conducta y reputación. “Si tiene que pagar una condena, por lo menos que le den la finca por cárcel y no congestionen más los centros de reclusión con personas que no representan mayor riesgo para la sociedad”, aseguró uno de sus familiares.

 

 

Se presentó para aclarar que no era el asesino y quedó bajo arresto.

Uncategorized |