Rector de la Uniquindío busca  cuatro años más, para consolidar  proceso de acreditación

 

La Universidad del Quindío junto a su par de Magdalena han sido señaladas en diferentes instancias a nivel nacional como instituciones de educación superior públicas extraordinarias, debido a que, a pesar de sus reducidos presupuestos, población estudiantil mucho más pequeñas que las de las grandes capitales del país y en general, menores posibilidades, lograron no solamente ampliar su oferta académica, sino ser acreditadas de alta calidad, logros que solamente se pueden alcanzar cuando son dirigidas de forma asertiva.

Pero las “flores” no aguantan, sino cuando las estadísticas lo confirman. La Revista Semana publicó recientemente el listado de los niveles de competitividad del país y destaca a los departamentos del Quindío y Arauca, como las regiones revelación.

Al verificar las cifras, se estableció que el Quindío mejoró ostensiblemente su nivel de competitividad en educación superior, al avanzar siete puestos en ese ranking, pasó del 16 al noveno lugar en el país.

La misma publicación indica que ese notorio avance fue gracias a los esfuerzos de la universidad pública del departamento.

Enorme reto para mantenerse entre 32 entes territoriales.

El rector de la Uniquindío, José Fernando Echeverry Murillo fue consultado por LOS JUANES sobre el proceso de Alta Calidad del alma mater de la región.

“Acreditar la universidad permitió generar un plan de desarrollo a 10 años; pertinente, creativo e integrador, que nos obliga a redoblar esfuerzos para seguir adelante y conservar el privilegio de ingresar al selecto club de las universidades con el rótulo de alta calidad. Debemos salvaguardar ese sello y la única forma de hacerlo es sostener los más altos niveles de exigencia académica, administrativa y científica”, dijo el rector.

Indicó que lograr la acreditación es uno de los retos que se propuso desde mayo de 2015, cuando se posesionó en el cargo. Y lo logró.

Quiero reelegirme para solidificar el proceso

Señaló que “lo que se inicia no se puede dejar inconcluso”, por eso aspira a ser reelegido, porque según él busca consolidar el proceso de acreditación para dejar sentadas las bases, que logren garantizar que la universidad se mantenga avalada como de alta calidad.

“Cuando tomé el cargo de rector no estábamos acreditados, pensábamos que teníamos el 50% listo, pero el Consejo Nacional de Acreditación, CNA, nos informó que solo cumplíamos con el 30% para un sello de Alta Calidad”, comentó.

Esta situación obligó que el rector, quien planificó el paso a paso de la acreditación, solicitará al CNA un plazo mayor para entregar a los ‘pares’ el informe de acreditación. “Tocaba ajustar tuercas y volvernos a presentar”, advirtió.

“Ese plazo se venció en agosto de 2017. Entregamos el documento de acreditación, días después nos visitaron seis pares, entre ellos uno internacional, y en mayo siguiente tuvimos la muy buena noticia de Acreditación en Alta Calidad”, sostuvo Echeverry Murillo.

“Magdalena y nosotros estamos por debajo de la media, esto por el dinero que se le envía a las universidad desde el nivel central ante la cantidad de estudiantes. Hicimos un esfuerzo muchísimo mayor y logramos la meta”, señaló el actual rector que busca solidificar la acreditación en un potencial nuevo mandato de otros cuatro años.

Su bandera: la gestión

Y esa es precisamente su bandera. “Mi carta para la reelección es mantener la acreditación. Hace cuatro años prometí lograr ser catalogados como una institución de Alta Calidad: lo hicimos. Cumplimos. Ahora, queremos tener más programas acreditados, mejores condiciones para los universitarios y seguir aportando al departamento, sé que lo vamos hacer”, dijo José Fernando Echeverry Murillo.

En la actual administración se vincularon 30 nuevos profesores, se gestionó para mejorar la infraestructura del alma mater; se potencializaron los laboratorios; se aumentó el presupuesto para investigación; y se enfilaron todos los esfuerzos de la universidad para la acreditación.

En 50 años de existencia este es el mayor logro de la universidad, se habla desde diferentes sectores en el Quindío.

Según el rector, “actualmente hay 244 profesores contratados, 217 de tiempo completo; la estructura administrativa de la Uniquindío definida en los años 80 era para una población muy inferior a la que tenemos ahora, por esto decidimos cambiar, gestionar y evolucionar”.

La Universidad del Quindío cierra el período, pase lo que pase en las próximas semanas, con 18 mil estudiantes, siete facultades, 34 pregrados, tres doctorados, 11 maestrías, una especialización médico quirúrgica, trabajos a los estudiantes como auxiliares e inversiones por más de $11 mil millones, de regalías, para construcciones físicas y de movilidad.

“No tengo sanciones disciplinarias o administrativas, soy investigado como cualquier otro funcionario pero hemos salido muy bien de las mismas”, puntualizó el directivo.

En las últimas horas José Fernando Echeverry logro 1.804 votos de los alumnos de distancia. Patricia Landázuri 1.141 y Estella López 163.

La jornada de consulta continúa este lunes 8 de abril para la metodología presencial, con el propósito de determinar los candidatos no solo a rectoría sino a decanaturas y direcciones de programa.

Rector de la Uniquindío busca cuatro años más, para consolidar proceso de acreditación

AL DÍA |