Quindío: poco optimismo frente a los subsidios de vivienda anunciados por el Gobierno Nacional

 

El gobierno anunció, en la edición 54º de la Convención Bancaria, que este año se tienen previstos 32.000 subsidios a la cuota inicial y a la tasa de interés del programa Mi Casa Ya, para vivienda de interés social, con tope de hasta 124 millones de pesos.

De igual manera, el Semillero de Propietario le abre la puerta a los colombianos que quieran tener casa propia con créditos de hasta el 90% del valor del inmueble. Esta medida pretende reactivar el segmento diferente al social (no VIS) y mejorar las condiciones de inversión.

La presidenta de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol), Sandra Forero señaló que “con estas medidas, los colombianos que no tienen acceso al crédito hipotecario podrán ser propietarios y financiar la compra, ya que la garantía mejora su perfil de riesgo y reduce la necesidad de cuota inicial”.

Esto es posible gracias a que existe un crecimiento en el consumo de hogares de un 4,5% que ha motivado a los bancos a realizar créditos para vivienda. Además, los expertos que asistieron a la convención afirman que habrá una reactivación económica que mejorará el panorama financiero del País.

El presidente ejecutivo de Asobancaria, Santiago Castro manifestó que, “igualmente vemos que la inversión extranjera está disparada en los primeros meses del año. Si vemos que la importación de bienes de capital es un detonante de crecimiento inmediato, este también está creciendo a tasas muy saludables, más lo que nos cuentan los ministros, aquí hay razones para ser optimistas, no las estamos inventando, tienen que estar pasando desde que las calificadoras de riesgo no nos bajaban el grado de inversión”.

Pese al aumento del desempleo y lo problemas con el desempeño de las exportaciones del país, en general la Convención Bancaria terminó con discursos optimistas. Una muestra de ellos fue la declaración del presidente Iván Duque: “Esta economía le ha mostrado al mundo resiliencia. Pocas economías pueden crecer por encima del promedio regional aun recibiendo 1,5 millones de personas que llegan sufriendo la peor crisis migratoria”.

Optimismo nacional, zozobra regional

Armenia es un municipio que ha vivido una crisis en el sector de la construcción, debido a ello, era de esperarse que algunos empresarios recibieran con optimismo los resultados de la Convención Bancaría, pero no fue así.

Para el Ingeniero Jhon Freddy Guerrero el panorama nacional dista mucho de la situación actual del departamento del Quindío: “Aquí en Armenia se está construyendo y arto, pero el asunto es que la mano de obra de aquí no es tan calificada, entonces la están trayendo de afuera” sostuvo el profesional.

Además, agregó que, “casi todos los compradores son gente extranjera o gente que está pensionada y viene a vivir acá o compra su propiedad, porque la construcción aquí en el Quindío es más barata que en Bogotá.”

No obstante, Fernando Arias, director de Planeación Municipal señaló que los “predios privados hay sobre todo para VIS con menores porcentajes de subsidio, el tema es para la VIS con altos porcentajes de subsidio. Estamos preparando una breve investigación, pero contra las invasiones y asentamientos en alto riesgo es imposible solucionarlas, por ahora”.

Básicamente mientras esa problemática del asentamiento ilegal no sea solucionada, el aumento presupuestal que planea el gobierno para la construcción de viviendas de interés social o por medio de crédito bancario no podría realizarse en Armenia.

Y no solamente en la capital quindiana. Según el Ingeniero Guerrero “el subsidio de Gobierno no califica a todo el mundo, solo para gente de bajos recursos y eso que los demás municipio del Quindío, exceptuado Armenia, no tienen lotes para construir.”

En ese orden de ideas, la optimista noticias de mejores créditos para vivienda y los 32.000 subsidios a la cuota inicial que piensa dar el gobierno, deben sentarse sobre la base de que haya lugares en donde construir.

Armenia, que parece ser la excepción también tiene problemas en ese sentido. “Todos los territorios que conforman la nación son diferentes. Las medidas benefician a pocas ciudades, las que tienen suelo barato” enfatizó el director de planeación municipal.

A partir de la crisis migratoria que ha tenido Venezuela, los asentamientos ilegales en Colombia se han disparado. Por tanto, los esfuerzos del gobierno se encuentran desarticulados para buscar soluciones a la reactivación de la economía sin cerrarle las puertas a los venezolanos; mejorar las condiciones de inversión sin que implique que cada territorio del país se convierta en una pequeña propiedad extranjera y aunar esfuerzos con entidades internacionales en medio de una evidente polarización política.

Quindío: poco optimismo frente a los subsidios de vivienda anunciados por el Gobierno Nacional

GENERALES |