Protesta en la Universidad del Quindío: las partes no se acercan

 

 

El diálogo entre los directivos y los alumnos de la Universidad del Quindío sigue muy distante, con miras al levantamiento de la protesta. Los señalamientos de ambos lados parecen no tener puntos de encuentro, al menos por el momento.

Después de las denuncias del rector, que puso los pelos de punta a los estudiantes, ellos convocaron a los medios para defender su descontento, que de acuerdo con su criterio, es justo.

Rechazaron las versiones de los directivos del claustro, en el sentido de que la institución estuviera secuestrada por unos pocos estudiantes. Manuel Jaramillo, uno de los líderes del movimiento de inconformes, dijo que es ilógico lo argumentado por el rector del claustro, José Fernando Echeverry Murillo, porque las instalaciones son públicas.

Agregó que el cierre de la carrera 15 en el norte, es una acción preventiva por parte del estudiantado y que a pesar de que sea diciembre, él y sus compañeros siguen en pie de lucha.

“Nosotros cerramos la vía para garantizar la seguridad de los estudiantes tras el ataque realizado el 22 de noviembre pasado por parte del Escuadrón Móvil Antidisturbios, Esmad, de la Policía. Radicamos una tutela en contra del rector por sus pronunciamientos y señalamientos a los estudiantes de ser vándalos”, expresó el líder estudiantil.

Puntualizó que esta semana seguirá la agenda del paro y la protesta al presidente de la República Iván Duque Márquez en acompañamiento a las movilizaciones que se estarán dando a nivel nacional.

“Rechazamos cualquier ataque a la libre protesta que es un derecho que tenemos los colombianos en el estado democrático en el que vivimos, no estamos de acuerdo con la reforma tributaria”, finalizó Jaramillo.

Declaró que Echeverry Murillo no los atendió y que en cambio, la respuesta a una cita de concertación que tenían, fue: “hagan lo que quieran”.

“El rector tiene que saber que no está en su finca y que no es nuestro capataz, está en una universidad pública y debe dar soluciones a las situaciones que se presentan”, dijo Molina.

Los directivos de la universidad persisten en que la entidad educativa está siendo tomada por no más de 15 estudiantes y que sus acciones están generando pérdidas económicas enormes por daños y sustracción de elementos, además de las acciones violentas en contra de algunos directivos y personal administrativo.

Protesta en la Universidad del Quindío: las partes no se acercan

AL DÍA |