¿Preparados para un inminente sismo en el Quindío?

 

No se puede olvidar que el departamento del Quindío se encuentra ubicado en una zona sísmica de alto riesgo, la probabilidad de que ocurra un sismo potencialmente destructivo es elevada con el agravante de la alta vulnerabilidad de las construcciones y el desconocimiento de la ciudadanía frente a cómo actuar con respecto a un evento de la naturaleza como este.

Pareciera que con el paso de los años, también se han olvidado los efectos catastróficos que dejó el terremoto de 1.999.

Las construcciones abundan y si bien la mayoría están sujetas a las normas sismorresistentes hay muchas que con un mediano, o fuerte movimiento telúrico se vendrían al piso.

Por si fuera poco la ciudadanía en general no está preparada para afrontar un suceso fortuito, y si bien los sismólogos advierten que los terremotos no se pueden evitar ni siquiera predecir, lo que sí se puede es preparar las construcciones y la comunidad para evitar desastres mayores ocasionados por el pánico y el mal manejo de la situación.

Ante este panorama, organizaciones internacionales le han apuntado al fortalecimiento de la capacidad logística, y disminución de riesgo en las zonas más vulnerables del País, como en el Eje Cafetero.

Alianza internacional

El programa “Prepare” (Preparación del Personal de Emergencia, Rescate y Gestión del Riesgo para Mejorar su Respuesta a Sismos), el cual es financiado por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, Usaid/BHA,  de la Oficina de Asistencia Humanitaria, y liderado por la compañía Miyamoto International, viene trabajando de manera articulada con las administraciones locales y departamentales con el objetivo de brindar información detallada de la vulnerabilidad de la zona y de preparar a los departamentos ante el inminente riesgo.

Jaime Erazo,  gerente Nacional del programa “Prepare”  para Colombia, dio a conocer las estrategias y líneas de acción que se pondrán en marcha en esta región, con el apoyo de entidades gubernamentales,  y organismos de socorro con el fin consolidar la cooperación antes y durante emergencias, mediante una planificación conjunta y el intercambio de información, que beneficiara a los  habitantes de los tres departamentos y municipios de la zona.

«En está iniciativa lo más importante es fortalecer el conocimiento del riesgo, la gestión del riesgo  y la capacidad de respuesta de las entidades departamentales y municipales y otros gremios vinculados, de esta manera se busca contrarrestar los efectos negativos de un desastre. Por ahora continuaremos con la implementación del programa  en la recolección, organización, análisis y aplicación de datos e información, para mejorar la gestión, la política y la planificación de respuesta, con un enfoque particular en vincular no solo a los grupos organizados, sino a la ciudadanía en general» agregó Erazo.

Este programa ya ha sido implementado en países como México, Costa Rica y en Colombia, en la ciudad de Pasto, y ahora en el Eje Cafetero como una gran apuesta por  disminuir la vulnerabilidad de una amenaza sísmica.

¿Preparados para un inminente sismo en el Quindío?

GENERALES |