Polémica: ¿Es el Quindío “el patito feo” de la RAP Eje Cafetero?

Luego de la firma oficial del presidente Iván Duque para aprobar la ley de regiones el país vibra a favor de unir fuerzas, trabajar en equipo para surgir económica, ambiental, política y socialmente como ya lo había establecido la constitución colombiana hace 28 años, pero nunca es tarde para enderezar el camino.

Esta ley es un brote de optimismo, en la cual, se promueve que los departamentos puedan constituirse en Regiones Administrativas y de Planificación (RAP), un modelo con base en el cual las entidades territoriales pueden sumar esfuerzos y hacer sinergias para impulsar conjuntamente su desarrollo.

De la ley solo se revocó la idea de tener representantes de cada región, una clase de gobernadores, que rápidamente fue echada a saco roto. En cambio, otras, como la financiación de las iniciativas surgidas de las RAP tengan su propio modelo, sin comprometer recursos que hacen parte de la bolsa común compartida por las entidades territoriales, fueron aprobadas casi instantáneamente.

De esta manera, la Ley de Regiones, que faculta a las administraciones locales para presentar proyectos de impacto territorial ante el Gobierno Nacional, cooperación internacional y organizaciones de cooperación multilateral, tiene vía libre legal y jurídica en el país, aunque la iniciativa desde que pasó aprobada en el senado ya había motivado el surgimiento de nuevas RAP.

Este es el caso de la RAP Eje Cafetero, que algunos expertos afirman contribuyó positivamente a la elección de la región como sede de los Juegos Nacionales. No obstante, todavía queda por esclarecer si al Quindío le convenía unirse con Caldas y Risaralda o existían otras mejores posibilidades. Diego Valencia, especialista en ordenamiento territorial y ambiental, considera que el Quindío tenía una mejor opción.

¿Es el Quindío un idiota útil?

Con una amplia trayectoria en asistencia técnica entorno al ordenamiento territorial en el eje cafetero, Diego Valencia, considera que los departamentos vecinos le llevan mucha ventaja al Quindío. “Ellos saben para dónde van, Pereira acuñada como la capital del Eje con un corredor de logística, con todo el tema del puerto seco, con su aeropuerto internacional, con todo el tema del turismo, como todo el tema de bienes y servicios ambientales que venden a la región, y hoy el Quindío sin ningún proyecto estratégico entorno a la RAP Eje Cafetero”.

Queda claro que el Quindío de momento no pisa fuerte, que contribuye en abrir los caminos habidos y por haber para que los turistas pasen de un lado a otro durante su estadía en la Región. Esto no quiere decir que no exista una motivación real por parte del gremio dedicado al turismo y de empresarios que pretenda aprovechar esta ley y apostarle a darle una mayor visibilidad al Quindío.

“Las bases del Plan Nacional de Desarrollo en términos financieros y de ejecución son por regiones, hoy el presidente acaba de firmar la ley de regiones, todo se hará por regiones. Nosotros ni sumamos ni contamos porque es por tamaño de ciudades, es por población y por distancia de ciudades y municipios, el Quindío ni sumamos ni contamos incluyendo, siendo RAP Eje Cafetero” sentenció el experto.

Según Diego Valencia, el Gobernador tuvo la oportunidad de que el Quindío hiciera parte de la RAP Pacifico. “Tenemos claro que la base del desarrollo tiene que ser un socio estratégico y ese socio estratégico para el departamento del Quindío era el Valle, es la salida al pacífico, es Buenaventura. Ya habían invitado al Gobernador del Quindío a que hiciera parte del RAP Pacífico, y se negó, en cabeza de la señora gobernadora Dilian Francisca Toro, y no quiso, pero si constituir una RAP del Eje Cafetero que para mí son tres limones juntos, cierto. Yo siempre he dicho que somos tres hermanitos, dos avispados y un bobo, y el bobo es el Quindío.”

Además, afirmó: “¿Qué somos en la RAP Eje Cafetero? un idiota útil, un convidado de piedra y los recursos para dónde se van a ir, para Caldas y Risaralda. El socio estratégico era el Valle, era la puerta al pacífico, era la RAP Pacífico y hoy le estamos dando la espalda el desarrollo nacional”.

Quizás pareciera más alentador hacer parte del motor industrial del valle, unir fuerza con un territorio que nos lleva años luz en la promoción del deporte y la optimización de infraestructura vial, un departamento que ha contado con una voluntad política muy estrecha con el sector privado, pero es importante aclarar, que las RAP se basa en un trabajo colaborativo.

Esta ley de regiones pretende que las RAP -constituidas por las entidades territoriales para impulsar su progreso- puedan ejecutar proyectos estratégicos con el concurso del sector privado. Esta puerta que se abre es fundamental para el éxito de la RAP Eje Cafetero, basta con una buena gestión y planificación para que sea posible articular fuerzas entre el sector público y privado.

La sanción de la ley de las Regiones es tan solo el primer paso de una cadena de asociaciones a nivel nacional que empezará a efectuarse una vez exista un mayor interés en unir fuerzas, para contribuir al desarrollo del país. El Quindío está a tiempo de convertirse en una pieza clave en la región, solo necesita que la unión empiece en el mismo departamento.

Polémica: ¿Es el Quindío “el patito feo” de la RAP Eje Cafetero?

NOTAS DE FONDO |