Orden para implementar carrera administrativa en la U. del Quindío tendría graves y serias consecuencias

 

Después conocerse de la multa que le fue impuesta en segunda instancia por el Tribunal Superior del Quindío, a los miembros del consejo superior y al rector de la Universidad del Quindío, José Fernando Echeverry, por no implementar la carrera administrativa en el claustro de educación universitaria pública, salen a flote otros aspectos de los que no habla el fallo, pero que tendrían serias, costosas y graves consecuencias para la entidad.

Echeverry explicó que no se trata de falta de gestión o de un error administrativo de los directivos, incluyendo del mismo consejo superior, máxima instancia de la universidad, sino de circunstancias transversales que prácticamente detendrían buena parte del curso del plan estratégico en el que está empeñada su administración.

“Los medios judiciales no entienden que la universidad tiene un proceso que viene desarrollándose desde hace varios años y que sus objetivos están planteados y concentrados en haber logrado la acreditación institucional de alta calidad hace unos meses. Eso nos costó un enorme sacrificio y coordinación. Igualmente estamos trabajando en otros proyectos que han demandado muchísimas horas de trabajo que no se pueden desechar. Abrir un concurso público de méritos de carrera administrativa implicaría poner 171 plazas de trabajo a disposición de todo el país. Nadie garantiza que se las van a ganar los mismos funcionarios”, sostuvo el rector.

El funcionario es consciente de la obligación que le ordena el poder judicial. Exigiría 10 meses de trabajo casi de forma exclusiva y valdría cerca de $1.400 millones que la universidad no tiene para evaluar miles de hojas de vida, entrevistar candidatos y otras verificaciones.“No es que no queramos cumplir, sino que no contamos con la infraestructura, la disposición, los recursos ni el personal adecuado”, aclaró.

José Fernando Echeverry indicó que las consecuencias para mantener la acreditación institucional de la Universidad del Quindío a futuro serán graves, toda vez que si llegan nuevos actores, nadie garantiza que se vuelvan a lograr esos objetivos, porque toda la memoria histórica se podría perder.

Pero la situación jurídica pone contra la pared a los directivos de la institución, toda vez que si no cumplen el fallo, en el entrante mes de agosto los demandantes (uno de los sindicatos de la universidad), ya anunciaron otra demanda para hacer cumplir la decisión judicial, bien sea ante la Procuraduría o ante la Fiscalía General de la Nación. El próximo 14 de agosto el Consejo Superior deberá tomas una decisión.

 

Orden para implementar carrera administrativa en la U. del Quindío tendría graves y serias consecuencias

BLANCO & NEGRO |