Obispo de Armenia se pone en los zapatos del habitante de Calle

Las personas que por diferentes motivos terminaron viviendo en la calle, cada día deben pasar por diferentes situaciones que los denigran como personas y “tragar entero” ante el rechazo de la sociedad. Como un experimento social para vivir las reacciones que las personas tienen ante la presencia de un habitante de calle, el Obispo de Armenia, Carlos Arturo Quintero Gómez, decidió ponerse en los zapatos de una persona que vive a diario en el frío de las calles de la ciudad.

En el marco del primer congreso de la Pastoral Social, el religioso decidió probar el corazón de sus feligreses, su aspecto fue cambiado para quedar exactamente igual a una persona que ha hecho de las calles su hogar por muchos años, gracias a la ayuda del grupo Versión Libre Teatro. Luego de ser personificado, decidió ingresar al lugar donde se desarrollaba el evento, el auditorio Bernardo Ramirez Granada de la Universidad del Quindío.

El señor obispo hizo realidad la idea que tenía hace muchos años, de conocer en carne propia la reacción que la comunidad tiene frente a esta población; la indiferencia fue la palabra con la que Carlos Arturo Quintero describió el resultado de esta prueba, al ingresar al evento, en un espacio donde jamás ingresan estas personas, no fue atendido en recepción. Luego de moverse por diferentes espacios, nadie le dio la bienvenida, ni le dirigió la palabra o si quiera le brindó un gesto de amabilidad; tristemente, en un lugar rodeado de personas, estuvo sólo.

Indiferencia y soledad es lo que las personas que viven en condición de calle, sean hombres, mujeres, niños o ancianos experimentan a diario. Están solos en medio de tanta gente, son pocas las miradas caritativas que ellos reciben y por ello el Obispo Carlos Arturo, a través de esta personificación quiso hacer un homenaje a toda esta población que es rechazada e ignorada a diario.

Obispo de Armenia se pone en los zapatos del habitante de Calle

AL DÍA |