Normalidad en el SENA mientras se revisa millonaria licitación

 

La millonaria licitación pública del SENA que busca renovar su infraestructura tecnológica y de comunicaciones, generó polémica por la petición del Procurador General de la Nación, Fernando Carrillo, de frenar el proceso y el reclamo de los oferentes sobre las condiciones de los pliegos.

Esta contratación es una de las más grandes de América Latina en materia de tecnología, porque pretende modernizar los servicios de energía eléctrica renovada, redes de internet, telefonía fija y móvil, centro de datos y seguridad, entre otros, para la operación de las 33 sedes y 117 centros de esa entidad del SENA en todo el país.

La controversia con el contrato radica en su cifra millonaria que ha llamado la atención de múltiples contratistas, situación que había sido prevista por la Procuraduría alertando a la institución, para que tuviera un mejor manejo en la publicación de los pliegos y los parámetros de la convocatoria que recibiría una cantidad considerables de propuestas.

Según el director regional del SENA en el Quindío Carlos Fabio Álvarez, “lo que pasa es que es una cifra demasiado considerable; son 750.000 millones de pesos que hacen parte de la convocatoria para todos los servicios tecnológicos que tiene la institución, y es la convocatoria más grande en Latinoamérica en este sector, entonces tiene muchos ojos encima, pero como lo ha manifestado nuestro director, el doctor Carlos Mario Estrada, estamos haciendo un proceso transparente”.

Los pliegos del proyecto cuentan con unos parámetros muy específicos que ha generado polémica entre los interesados en la convocatoria, quienes aseguran que algunas ofertas no son viables en las condiciones técnicas de la licitación. Entre ellos, la empresa Claro envío una carta solicitando el cierre de la convocatoria, debido a que, “el presupuesto asignado para la licitación no es suficiente para cubrir los requerimientos de orden técnico mínimo exigidos y, menos aún, sumando los ítems ponderables”.

Ante la presión de la Procuraduría y los oferentes de la convocatoria, el director del SENA a nivel nacional decidió suspender el proceso, no obstante, para el procurador Fernando Carrillo la institución no acató las recomendaciones con anterioridad, por ende, la decisión de suspender la licitación mientras se revisan las observaciones y recomendaciones, responde a una respuesta tardía por parte del SENA.

Hasta el momento, el cierre de la licitación no afecta a los procesos de formación que realiza la entidad, pese a que la convocatoria tenía como fecha límite el 21 de agosto del presente año. El director del SENA de la seccional Quindío aseveró que, “es un proceso que para la institución va a hacer claro y transparente, porque lo que necesitamos son esas herramientas para desarrollar nuestra actividad y las vamos a hacer de acuerdo con la normatividad y todo el acompañamiento de las instituciones como la procuraduría, para que el proyecto salga adelante”.

Normalidad en el SENA mientras se revisa millonaria licitación

AL DÍA |