Niño murió en cruce de disparos: sicario falló en su verdadero objetivo

José Alexánder Erazo Quinayas fue capturado el pasado lunes festivo en horas de la noche, según el comandante de la Policía Quindío, coronel Luis Hernando Benavides Guancha, tras haber cometido un acto sicarial contra alias Morado, quien sobrevivió, pero el atentado dejó un menor inocente de 11 años muerto, en el cruce de disparos.

El adolescente asesinado, que nada tenía que ver en el hecho, fue identificado por las autoridades como Andrés Felipe Granado Rivas, quien caminaba por vía pública del barrio Nuevo Armenia, de la capital quindiana, a las 7:30 de la noche de ayer, cuando quedó en medio del camino de las balas.

“El menor fue herido de gravedad por uno de los cuatro proyectiles que fueron disparados por Erazo Quinayas, quien tras ser arrestado aceptó el crimen”, expresó Benavides.

El adolescente fue trasladado de urgencia al hospital del Sur y minutos después remitido por médicos al hospital San Juan de Dios, pero por la gravedad del impacto sufrido, murió en la madrugada de hoy martes.

“El atentado sicarial es investigado, pero cabe manifestar que el 80% de los 48 homicidios que llevamos en el año se han dado por ajuste de cuentas por estupefacientes”, señaló el uniformado.

En las próximas horas serán las audiencias de control de garantías ante un juez penal municipal de Armenia, donde las autoridades esperan que Erazo Quinayas continúe con su actitud de responsabilizarse del hecho.

Según se conoció, Andrés Felipe Granado Rivas estudiaba en el Instituto Técnico Industrial, ITI, de Armenia, donde lamentan el hecho.

 

 

 

 

 

 

Niño murió en cruce de disparos: sicario falló en su verdadero objetivo

AL DÍA |