Mientras Armenia se derrumba, egos, vanidades y poder: Concejo municipal

  • Hasta el Gaula investiga presuntas presiones a cambio de votos en la plenaria de la entidad

Mientras muchas instancias municipales, los empresarios, los gremios, la sociedad civil organizada, la academia y otras fuerzas vivas del Quindío, se devanan los sesos pensando en cómo salvar y recuperar a Armenia del fondo del abismo en el que se encuentra, por culpa de la peor crisis político-administrativa y la corrupción que han generado toda suerte de consecuencias, como: el más bajo nivel de recaudo tributario de la historia, falta de credibilidad y en general, desconfianza de la ciudadanía hacia sus líderes locales, en una entidad pública también relacionada con el municipio parece que piensan lo contrario.

Es increíble que en el Concejo de Armenia la división llega a extremos delirantes como votar en contra o a favor un receso para almorzar o cambiar la hora de la sesión, algo tan lógico dentro de la dinámica de discusión de un proyecto de acuerdo en cualquier corporación pública que elige a sus miembros por voto popular. “Simplemente porque lo propuso un miembro de una facción o de otra dentro del cabildo, sus amigos lo apoyan y sus contradictorios la rechazan, sin importar cual coherente sea”, dijo a LOS JUANES un observador político.

Si alguien del grupo del gobierno propone un debate de control político, sea cual sea el secretario, la oposición vota negativo. O si se propone incluir en el orden del día una discusión de un tema de ciudad, a última hora, ya se sabe de antemano cuál es la suerte de esa iniciativa: depende de quién la proponga.

Este portal no contento con la denuncia, se dedicó a hacerle seguimiento a las sesiones de las últimas semanas y encontró en las actas y grabaciones del Concejo de la ciudad actitudes que rayan hasta con lo ridículo, como llevar la contraria porque sí o porque no, por aclaraciones, mociones de procedimiento, uso de la palabra y hasta peleas personales que incluyen improperios y otras frases desobligantes impublicables en un medio de comunicación.

¿A qué juegan?

La división quedó clara cuando fue detenido el alcalde Carlos Mario Álvarez Morales. “En ese entonces había una coalición de 19 corporados. Ríos de leche y miel corrían. Cada concejal tenía como mínimo 40 puestos y la cosa funcionaba bien”, dijo un ex funcionario de la administración anterior.

Cuando se dio el vacío de poder “político”, es decir no se sabía quién realmente sería el ungido por el Gobernador para concluir el periodo 2016-2019 en Armenia y a qué orilla partidista pertenecería, incluyendo la propia bandera del mandatario seccional que pujó por Álvaro Arias Young, diez concejales aprovecharon para lanzar el “grito de independencia”, todos distintos al Partido Liberal y sí liderados por concejales de Cambio Radical.

“Las cosas eran claras. Ellos, buscaron alianzas con dos de las potenciales ganadoras en la terna para la alcaldía de Armenia (Gloria García y Luisa León). Apostaron a seguir reinando con el congresista Luciano Grisales Londoño (socio político de Carlos Mario), que en una voltereta ideológica impensable, porque dejó por fuera a los concejales liberales que lo reeligieron, los otros decidieron jugársela toda por el 66% de las posibilidades, pero no lo lograron. El favorecido fue Óscar Castellanos”, relató un comentarista de la vida política local.

¿Será que lo que el concejal quiso decir, más bien, es que hay un grupo de la entidad que no quiere empujar el carro, si no hay nada a cambio?

El poder ante todo…

Este portal logró hablar con varios concejales de un lado y de otro. Y sacó las siguientes conclusiones: la horrible noche concluirá el domingo próximo cuando se elija por fin la mesa directiva. Ahí se sabrá quién queda con el “Poder de Greiscol”, es decir si los amigos del alcalde encabezados por todos los liberales o los que desde hace apenas unos meses juraron oposición.

“Sería excelente que la oposición se hiciera con ideas, posiciones de verdadero control político, en donde se exigiera transparencia, lucha frontal contra la corrupción y justicia social, y no por una tajada burocrática y por intentar arrodillar a un mandatario y a su equipo, que están intentando con todas sus fuerzas sacar adelante a la ciudad”, anotó un concejal amigo del alcalde.

Muy seguramente si la mesa directiva del 2019, en un año electoral, la elige la coalición de gobierno, dos o tres de los inconformes “reformularán sus posiciones” y muy posiblemente fortalecerán a los ganadores, por aquellos detalles que se dan en la política. ¿Será que sí?

Mientras continúan los agarrones en el Concejo de Armenia, no hay recursos suficientes para cumplir con los compromisos que se firmaron en las cuatro administraciones anteriores (Carlos Mario Álvarez, Sandra Herrera, Gloria García y Álvaro Arias Young) en un lapso de 10 meses, que suman más de $80 mil millones de pesos. ¿Será justo?

César Augusto Pareja

¿Quién manda a quién?

LOS JUANES supo de varias fuentes del mismo Concejo de Armenia, que en una jugada “curiosa” pero bastante evidente, el poder detrás del poder de entonces de la ex gobernadora Sandra Paola Hurtado, su compañero, César Augusto Pareja (Toto), de quien se habla insistentemente ya no es su aliado, sería quien lidera a los nueve concejales que conformaron un bloque evidente de oposición, encabezado por Cambio Radical que ya perdió a uno de sus alfiles (Orley Ortegón).

De por sí la oposición es buena, pero cuando está dentro del marco legal. Sin embargo, también se filtró por parte de la administración municipal, que la presión que pretende ejercer el grupo de los ahora nueve concejales (liderados posiblemente ahora por Toto), es muy distinta a la que plantea legítimamente la Constitución, al punto que corporados afectos al gobierno de Óscar Castellanos habrían denunciado tensiones extremas, muchas de ellas que podrían ser proscritas por la ley penal. Incluso causó revuelo que efectivos del Gaula ingresaran al Concejo de Armenia en días pasados, en busca de establecer presuntas situaciones irregulares, que de comprobarse serían de marca mayor, como amenazas veladas y llamadas extorsivas a cambio de garantizar votos en la plenaria, dijeron investigadores de los organismos de seguridad, consultados por este portal.

La gota que rebozó la copa se generó hoy, cuando no se hizo presente el grupo de los diez concejales, que ahora, según los entendidos en la materia, sería la nueva coalición mayoritaria que quiere a toda costa “evitar” la confrontación verbal con sus colegas hasta el domingo próximo cuando se elija la nueva mesa directiva de la entidad co-administradora.

 

 

Mientras Armenia se derrumba, egos, vanidades y poder: Concejo municipal

INFORME ESPECIAL |