La puesta en escena, “gran protagonista” de la rendición de cuentas

Más allá de los resultados, los porcentajes de cumplimiento de los indicadores o de los programas que aún están pendientes por ejecutarse con los recursos que administra el gobierno departamental, para darle cumplimiento a las metas del Plan de Desarrollo Departamental 2016-2019 “En Defensa del Bien Común”, la rendición de cuentas que impulsó el gobernador Carlos Eduardo Osorio Buriticá brilló por la forma original de presentarse a la comunidad y por la puesta en escena en sí.

Más de 15 carpas se extendieron en la Plaza de Bolívar para entregar a la comunidad quindiana la información sobre el manejo de los recursos en el año 2018.

En una zona se tuvo el área de Transparencia en el que la gente se informó sobre procesos licitatorios y presentó propuestas a los estamentos del Estado; en otra sala de juntas, adaptada, se reunieron los consejos de participación ciudadana y mesa de políticas públicas para que las personas lograran tener interacción con el gobierno departamental. Además, el espacio también permitió que el gobierno seccional certificara a 150 asistentes, con el objetivo de ampliar conceptos sobre participación ciudadana y mecanismos de transparencia.

Esta manera de presentar los resultados de la rendición de cuentas, para el gobernador encargado del Quindío, José Ignacio Rojas Sepúlveda, fue un modo de “colocar al ser humano en el centro de los procesos de desarrollo”.

“Hemos utilizado una metodología muy interesante para presentar los resultados de gobierno, no hemos focalizado un informe sectorial de cada una de las dependencias, sino en una lectura transversal como desde educación, salud, infraestructura, cultura desde los diferentes ámbitos del gobierno departamental estamos contribuyendo a mejorar la calidad de vida de la población” señaló el gobernador encargado.

Las 10 horas dedicadas a la rendición de cuenta también contó con espacios de esparcimiento con cuatro eventos culturales cada dos horas. De manera tal, que las intervenciones entre 20 a 25 minutos de cada secretaria permitió una información descentralizada, en donde los jefes de despacho lograron responder personalmente por su participación en el cumplimiento de metas del Plan Departamental de Desarrollo.

Cabe destacar, que pese a que la intervención de cada secretario fue corta, la rendición de cuenta contó con cubículos informativos que estaban liderados por cada una de las secretarías departamentales y entes descentralizados, donde la ciudadanía podía consultar información puntual del área de su interés, en cualquier momento de la jornada.

¿A quién se le ocurrió realizar así la rendición de cuentas?

Este escenario, que trajo consigo aplausos y al mismo tiempo abucheos en igual proporción, creó un precedente en la forma como se le entrega a la ciudanía la información sobre el uso y manejo de los recursos durante el periodo de gobierno, en medio de un gran evento que no pudo pasar desapercibido. Que sí, están los que se cuestionan el costo de los aspectos logísticos que superaron los $30 millones, pero también quienes recibieron de buena manera que el gobierno departamental se tomará el tiempo, para exponer las metas conseguidas en cada una de sus secretarias y demás entidades.

Jorge Eduardo Urrea, asesor de la gobernación del Quindío, diseñó el novedoso formato para que la administración le rindiera cuentas a la comunidad. Quien manifestó que este evento se basó en los principios del Gobierno Abierto para que los ciudadanos accedieran a buscar la información necesaria para saber qué hizo el gobernador Carlos Eduardo Osorio Buriticá y todos sus secretarios en pro de los ciudadanos del departamento durante el 2018.

“Creo que hemos logrado condensar en un solo espacio lo que debe ser un gobierno abierto y nosotros lo estamos aplicando en el departamento del Quindío. La idea fue que cada uno de los ciudadanos se sintiera empoderado y que tuviera la posibilidad de expresarse y obtener respuesta a sus inquietudes”, manifestó Jorge Eduardo Urrea.

Si bien, el modelo de Gobierno Abierto es una estrategia concebida desde Bogotá, su aplicación en la capital quindiana dejó un buen sabor de boca, en donde se pasó de las rendiciones de cuentas llenas de cifras ininteligibles para la comunidad por una o dos horas máximas a un evento bien planificado durante 10 horas, para que cualquier ciudadano se enterará de primera mano sobre las funciones que desempeñaron los funcionarios de la administración departamental y los logros obtenidos.

Modelo salvadoreño

Un evento como este solo se acerca al realizado por El Salvador en el año 2010 bajo el mandato de Mauricio Funes, quien estableció en el Plan Quinquenal de Gobierno las 37 entidades del Órgano Ejecutivo que realizaran actividades de rendición de cuentas en eventos públicos durante el año, que comprenda el período de gestión desde junio del año anterior al mes de mayo del año actual.

En el Quindío se realizó todo en la capital en un mismo día, con cada uno de los actores, en 10 horas, que incluso contó con una protesta de más de 40 jóvenes que asistieron para quejarse por la falta de inversión en espacios deportivos, que sirvió para contrastar los $11.000 millones invertidos en vías; los $4.578 millones de pesos para el mejoramiento y mantenimiento de 28 sedes educativas; los $1.934 millones de pesos entregados para créditos flexibles contra el flagelo del “gota a gota”, los $360.900 millones de pesos que el gobierno recaudó de los ingresos corrientes del Plan Financiero del Plan de Desarrollo, entre otros.

Esta rendición de cuentas fue positiva, no por las cifras que siempre hacen quedar bien a cada administración, no, lo fue por su formato, en la medida de que estuvo pensada y realizada de cara a la comunidad, algo nunca visto en un departamento que suele dividirlo la polarización política, ideológica y administrativa.

La puesta en escena, “gran protagonista” de la rendición de cuentas

GENERALES |