La nota de jota – 26 de abril de 2018

Por Jota Domínguez Giraldo

 

1.- MÁS DERECHO, MÁS JUICIOSOS.

Conocidos los capítulos del caso de Luz Piedad Valencia, Francisco Valencia Salazar y otros, y que según la Fiscalía se realizaron  en contra de la administración pública y de los recursos del Estado, quedan otros capítulos en los que no dudo, los quindianos estarán ansiosos por conjeturar.

Después del primer capítulo de la declaración citada; el segundo la detención ordenada por el Fiscal General; el tercero la imputación de cargos; el cuarto la reclusión intramural, nos quedan las apelaciones respectivas y posteriormente la cuantía de la pena y la confirmación de los lugares de la reclusión y si se quiere, las apelaciones ante las instancias superiores. Tienen aquí los quindianos por muchos años un banquete para sus conversaciones. Francamente mi vocación de ser hombre de derecho y mi prudencia me obligan a permanecer expectante ante las decisiones finales de la justicia, según manda el artículo 29 de nuestra Constitución Política de Colombia, que nos habla del debido proceso, ante juez o tribunal competente y con observancia de la plenitud de las formas propias de cada juicio y que a toda persona se le presume inocente mientras un juez de la república no los haya declarado judicialmente culpables y que tienen el derecho a impugnar la sentencia condenatoria. Falta por conocer las actuaciones y decisiones de la Procuraduría, de la Contraloría y las decisiones accesorias por las decisiones finales de los jueces. También falta conocer si otros funcionarios activos y concejales serán llamados a  comparecer a este juicio, pues el Fiscal General habló del mal manejo de los recursos y patrocino de campañas políticas  en los que están inmersos otros funcionarios y establecer también sobre si estos acuden la Procuraduría y la Contraloría a aplicar las sanciones.

Resulta muy difícil pedir calma ciudadana para el tema, pero se debe entender  qué son los jueces los que finalmente están obligados a tomar la decisión más acertada. Aquí todavía se discute sobre las investigaciones a Mario Londoño y de las sanciones contra Amparo Arbeláez, David Barros, concejales de Armenia de otras épocas y otros. No entiendo pues la desesperación de algunos clamando al Fiscal General para que llame a juicio a la doctora Sandra Paola Hurtado, por un asunto sobre el que la Procuraduría falló en primera instancia. Esto no es un partido de baloncesto o de tenis, donde uno es el que ataca y el otro se defiende.

Yo no veo por ninguna parte norma que diga que los periodistas y los corrillos en los cafetines son los que sancionan. No hay razones para invitar a la ciudadanía a luchas personales partidistas pues el tema no es personal ni partidista, es eminentemente jurídico. Eso esperamos.

2.- OTRA VEZ LA CIUDAD MILAGRO.

Armenia se consume diariamente en una crisis económica que todos reconocen  en silencio. No se comenta, pero se siente. Las calles hoy más desocupadas y no propiamente por el invierno, menos vehículos  hoy y no propiamente por el pico y placa, los negocios menos visitados hoy  y no propiamente porque abren tarde, las cafeterías con menos clientes hoy y no propiamente porque no haya leche deslactosada, los centros comerciales más vacíos hoy  y no propiamente porque cobren el parqueadero, menos gente en los buses municipales e intermunicipales hoy y no propiamente por los atracos y los restaurantes casi vacíos hoy y no propiamente porque haya mala atención. La recesión es fuerte hoy , pero más que eso, ya se siente la incomodidad con las autoridades municipales y por qué no decirlo, también departamentales, a los que no se les observa la más mínima intención, ojalá desesperación, por hacer mejor las cosas y no digo “mejores cosas” pues de eso no se ha hecho la primera.

La construcción que es considerada hoy pilar fundamental de nuestra economía está al borde de la crisis mayúscula por falta de direccionamiento administrativo desde la alcaldía, y más grave aún, asustado por un procurador al que se le permitió cogobernar, hacen de esta ciudad otra vez, hay que decirlo “la ciudad milagro”; los taxistas con taxis y sin trabajo, los almacenes de ropa con maniquíes pero sin clientes y la ciudad que parece sin gobierno con motos hasta debajo de los carros, las avenidas y calles convertidas en el parqueadero público más grande de Colombia muestran a Armenia hoy como una ciudad sin autoridad pública.  Y, entonces, ¿cómo llamamos a esta ciudad tan querida por todos?, pues nuevamente hay que decirle “la ciudad milagro”. Y así como recordamos al maestro Valencia que así tituló a esta ciudad, recordaremos al maestro Álvarez, que así dejó a esta ciudad.

Advierto que acepto opinión en contrario.

3.- LOS HUMANOS NO SE CANSAN.

En la casa de cada uno de nosotros nos han dicho por siempre “que el que busca, encuentra”. Pregunte eso a las señoras casadas y verán lo que contestan. Pues bien; el pasado miércoles 19 de abril de 2018, la agencia espacial estadounidense lanzó un satélite cazaplanetas (TESS) buscando signos de planetas que pudieran albergar vida más allá de nuestro sistema solar. Y qué tal que la encuentren.

Dicen las noticias que el aparato espacial es del tamaño de una lavadora, está diseñado para buscar signos de atenuación periódica de la luz en las estrellas más cercanas y más brillantes. Estas señales, conocidas como “tránsitos”, pueden significar que hay planetas en órbita alrededor de ellas.

Se espera que el TESS revele unos 20.000 exoplanetas, entre los que podría haber unos 50 planetas del tamaño de la Tierra y hasta 500 planetas de menos del doble del tamaño de la Tierra, dijo la NASA.

“Con misiones como la del telescopio espacial  que puedan ayudarnos a estudiar los detalles de estos planetas, estamos más cerca de descubrir si estamos solos en el universo”,

Y qué tal que nos digan que no estamos solos y que hay vida en otros planetas? Qué tal que se encuentre gente bien rara dijo una amiga, y otra le contestó: “No creo, más raros que los humanos nadie y que los quindianos, menos”.

 

 

 

La nota de jota – 26 de abril de 2018

DIGA LO QUE QUIERA |