La alerta por lluvias se mantiene en el Quindío

 

Las previsiones del fin de la temporada invernal determinaron en su momento que sería en junio y ha sido justamente en este mes donde se han presentado varias afectaciones ocasionadas por la lluvia: deslizamientos, desbordamientos de ríos y quebradas, inundaciones, y otros hechos más.

En el Quindío los municipios de Quimbaya y Montenegro han tenido que enfrentarse a la inclemencia del tiempo de manera más directa y con estragos de mayor impacto. Según Faber Mosquera, director de UNDEGER, en lo que va corrido del año en el departamento se han reportado 393 casos, “entre ellos en las últimas semanas hemos tenido 30 movimientos de remoción en masa, 8 caídas de árboles y una vivienda afectada en el municipio de Quimbaya”.

En esta ola invernal los municipios más afectados han sido Montenegro, ante su actual emergencia de abastecimiento de agua, y Quimbaya en donde se han presentado 50 viviendas afectadas por el invierno. El funcionario manifestó que en total 154 viviendas se han visto afectadas este año en el departamento, en donde los municipios de Quimbaya, Armenia, Córdoba, La Tebaida y Calarcá ocupan las cifras más altas sobre este tipo de afectaciones.

El 8 de junio el municipio de Quimbaya se enfrentó también al taponamiento de la bocatoma que impidió el suministro de agua durante 12 horas, situación que pudo ser resuelta con celeridad ese mismo día. Esta afectación motivó a apoyar Montenegro en su emergencia. El alcalde de Quimbaya, Jaime Andrés Pérez Cotrino, dijo en su momento que, “vemos que con un solo día que por ejemplo en Quimbaya hubo una afectación la gente entró en crisis, ahora Montenegro pienso que lo ha sabido manejar, porque a veces se presentan problemas de orden público y me parece que Álvaro lo ha sabido controlar”.

El 7 de junio, el municipio de Montenegro tuvo 14 deslizamientos que obstruyeron el canal de comunicación de agua en la acequia y destruyó la línea de gravedad del acueducto. El resultado: más de 6 días sin agua, 45.000 personas afectadas y un ambiente de incertidumbre frente a la opción de que se vuelva a presentar esta situación. La situación de suministro de agua ha sido enfrentada por medio de un plan de contingencia en donde 10 carrotanques entregan el líquido vital a cada uno de los sectores, mientras más de 100 personas trabajan en la remoción de los derrumbes en la Acequia de manera manual.

Actualmente, la Planta de Tratamiento está generando 120 litros de agua por segundo de los 140 que necesitan para abastecer a toda la población, esto ha permitido la posibilidad de suministrar el agua de manera parcial. “Sigue un proceso de recuperar tanques, recuperar todo el sistema de acueducto, para que tengamos un Montenegro abastecido con toda el agua” manifestó el alcalde de Montenegro, Álvaro Hernández.

En cuanto al municipio de Pijao frente al aumento del caudal de rio, el director de UNDEGER informó que “se encuentra con monitoreo permanente por parte de los grupos de respuesta de emergencia”.

Para el caso de Armenia, la situación más delicada se reporta en el asentamiento El Milagro de Dios, donde se debe implementar un proceso de reubicación de 81 familias por fallo de un juez. Actualmente la administración municipal a través de la UDEGER se encuentra revisando todo lo necesario para poder cumplir con esta decisión judicial.

El invierno sigue afectando seriamente a Risaralda

Si en el Quindío llueve, en Risaralda no escampa. El mes de junio en Pereira ha demostrado que el invierno no tiene intenciones de pasar de largo sin generar estragos. Durante los últimos 3 días se han reportado en la capital dos deslizamientos. El primero ubicado en la variante Romelia – El Pollo, que comunica la capital risaraldense con Dosquebradas, en donde 5 personas perdieron la vida y 26 viviendas quedaron afectadas; el segundo en la Avenida 30 de agosto al frente de Unicentro en donde un derrumbe obstruyó el paso que comunica a Pereira con Cartago, se estima que requerirán 2 a 3 días para remover la tierra.

Además, el deslizamiento que se está socavando en Camilo Torres Plan 2, en donde los habitantes ya han reportado desnivel de la vía y que las autoridades tienen abandonada la zona.

Por otra parte, algunas quebradas se han desbordado e inundado las viviendas aledañas. Así ocurrió por brisas del Consota en donde el agua entró a las casas alertando a la comunidad, mientras, en la madrugada del 12 de junio la quebrada de San Francisco se desbordó generando inundaciones en diferentes barrios.

Alexander Galindo, director de Gestión del Riesgo y Desastres, informó que según un censo preliminar en Pereira reporta más de 1.800 afectados por cuenda de las constantes lluvias y deslizamientos de tierra, que han generado procesos de evacuación preventivos.  Galindo indicó que la entidad tiene cuantificada 1.000 personas que resultaron afectadas por desbordamiento del rio Consota la noche del martes anterior, además alrededor de 800 personas más que debieron evacuar sus viviendas de formas preventiva. Estas personas se encontraban ubicadas en la urbanización donde se presentó el deslizamiento de tierra que cobro la vida de 5 personas en la Variante La Romelia – El Pollo.

El panorama nacional de la temporada invernal es mucho más crudo que el regional, no obstante, es importante resaltar la necesidad de trabajar mancomunadamente con las autoridades, para alertar de manera temprana sobre posibles aumentos de caudales de río o quebradas y alteraciones en terrenos que amenacen con derrumbarse o generar alud de tierra.

La alerta por lluvias se mantiene en el Quindío

NOTAS DE FONDO |