Jeeperos podrían ser en el futuro gestores sociales

 

El viceministro del Trabajo, Carlos Alberto Baena, se reunió con los transportadores y conductores de Jeep Willys del departamento con el fin de buscar la aprobación de un decreto que les permita a los conductores contar con el piso de protección social que garantice tanto salud, riesgos laborales como pensión, en la actividad que desempeñan en tiempo parcial en el territorio.

Piso de protección social para jeeperos

Según el viceministro, “en el caso particular de los jeeperos aquí vamos a empezar una campaña para ayudarlos, para que entren al piso de protección social, porque en estos momentos para ellos es prácticamente imposible tener seguridad social y están desprotegidos en riesgos laborales”. En el departamento existen 600 campero según el Ministerio de Trabajo.

La situación de los conductores supone un problema, debido a que muchos de ellos funcionan como trasportes mixtos, es decir, llevan productos agrícolas, trasportan personas, entre ellas niños y jóvenes al cumplir el papel de trasporte escolar en las veredas, “pero donde lleguen a sufrir algún accidente de trabajo no tienen ninguna protección, y por eso el piso de protección social permite que ellos puedan contar con riesgos laborales” señaló Baena.

Por su parte, Bertulio Ruiz Ruiz, gerente de la Cooperativa de Motoristas de Quimbaya, consideró que la iniciativa desde el ministerio de transporte es alentadora, pero tiene sus dificultades: En primera instancia, el costo de la seguridad social ronda entre los 300.000 pesos, suma que los propietarios de los vehículos camperos y conductores no tienen con qué pagar y las empresas que brindan este tipo de modalidad tampoco tiene los recursos, eso sumado a que los conductores trabajan tiempo parcial que les impide pagar seguridad social bajo el salario mínimo vigente.

“Ahora, el conductor del campero tiene formalmente el derecho a su seguridad social, porque es lo más adecuado que a los 60 años pueda contar con una pensión o si tiene un accidente laboral tenga el pago de incapacidades, entonces lo que se busca en este seminario es un mecanismo que permita una financiación o un aporte por parte del Estado para que el propietario, el conductor o la empresa pueda pagar la seguridad social y todos queden formalizados”.

Según Baena esta iniciativa no solo busca que los conductores cuenten con protección social, sino también generar un cambio cultural, “que todas las personas en Colombia, que son 9 millones de colombianos que ganan menos del salario mínimo, de un total de 22 millones de trabajadores”, saquen un 14% de sus ingresos y lo depositen en Colpensiones y así van ahorrando para la vejez.

Desde el Ministerio de Trabajo se adelanta la socialización de realizar modificaciones de la ley 1955 de 2019 en el artículo 197, para que los conductores de transporte mixto, como el caso de los Jeep Willys, puedan contar con una pensión. La idea es que puedan comenzar a ahorrar para la vejez, de modo que ese ahorro que hagan el gobierno nacional al final cuando lleguen a la edad de retiro les adicione un 20% y no queden completamente desprotegidos.

El viceministro enfatizó que “el decreto que ya que pone en operación el piso de protección social queda listo en este segundo semestre del año, y cuando ellos ya tengan la norma en vigencia podrán dirigirse a Colpensiones como independientes y podrán consignar un 15% adicional a lo que ellos ganan cada día, porque ellos son trabajadores de tiempo parcial, ellos hacen el transporte escolar solo por unas horas o transportan productos agrícolas mientras hay cosecha, de modo que consignan a lo que les vaya ingresando el 14% los ahorran en Colpensiones y 1% para el pago de la aseguradora de riesgos laborales”.

De jeepero a gestores culturales

El proceso de transformación de los conductores de jeep a gestores culturales depende de la caracterización que realice el ministerio de trabajo, para identificar y analizar las capacidades laborales que tienen y abrir un proceso de certificación a través de un Centro de Formalización para el Trabajo.

El viceministro enfatizó que, “con el censo se hará un análisis de su experiencia para certificarlos en competencias laborales con el Sena, y que ellos puedan ir tomando un enfoque de ser gestores culturales, pues pueden estar en actividades de economía naranja, de turismo, para representar todo lo que simboliza el Paisaje Cultural Cafetero, PCC, y, por qué no, acceder a los Beneficios Económicos Periódicos (Beps) que es un programa que tiene el gobierno a través de la estampilla pro cultura”.

Este proceso de capacitación tuvo una buena aceptación por parte los propietarios de los vehículos de transporte mixto, conductores y empresas que ofrecen el servicio de transporte rural. “La gran mayoría de los vehículos mixtos y camperos estamos en la zona cafetera, somos integrantes de Patrimonio Cultural Cafetero.

Nosotros hemos cambiado los servicios de las rutas de transporte a las veredas por servicios de turismo, por eso hoy tenemos un porcentaje del 70 en turismo y el restante en el ejercicio dinámico de la actividad normal” manifestó Ruiz.

Las empresas tienen la responsabilidad de capacitar a los trabajadores para que sean unos excelentes conductores y cuenten con vehículos con un buen estándar de seguridad, no obstante, la idea de ser capacitados como gestores culturales es una propuesta novedosa que futuro podría significar una solución para formalizar la profesión.

Bertulio Ruiz Ruiz considera que es una oportunidad grande: “los conductores de los vehículos camperos en las zonas cafeteras no laboran más de 10 días al mes, nosotros tenemos una sobre oferta de vehículos, tenemos un parque automotor de la bonanza cafetera de hace más de 20 años y ya el café desapareció ósea que los potenciales trabajadores de al agro han desaparecido, entonces hoy tenemos la gran oportunidad de la formalización al convertirnos en gestores culturales.”

Sin embargo, la iniciativa cuenta con un ligero problema, los instructores del SENA no son suficientes para realizar las capacitaciones en cada uno de los sitios en donde se identifique a los conductores de jeep willys en la caracterización o censo que realizará el ministerio durante los próximos dos meses.

“Tenemos un reto muy grande ahora, porque muchos de los jeeperos están en zonas alejadas de la capital, entonces tenemos que garantizar que con el SENA o también con otras instituciones, podamos llegar a las regiones a capacitarlos y darles la certificación laboral, porque una persona con ella puede empezar a ganar mucho más también y si los vinculamos al tema del turismo se les abren muchas oportunidades porque van a tener un contacto con la gente que viene a visitar la región, porque la gente que viene al Quindío quiere subirse en un jeep, la gente quiere vivir esa experiencia, entonces, creo que eso hay que fortalecerlo muchísimo más” señaló el viceministro.

Jeeperos podrían ser en el futuro gestores sociales

NOTAS DE FONDO |