Insultos repetitivos en redes sociales serán judicializados: pero cada caso será revisado

Las redes sociales en la época actual, son una herramienta tecnológica casi indispensable en la vida de las personas. A través de este medio los usuarios pueden tener cercanía con sus seres queridos que residen lejos, generar y obtener diferentes ofertas de negocios, ocio, interés, información, diversión, entre otros; cuando hablamos de diversión a través de las redes sociales, se incluyen diversos factores, contenidos y tipo de humor, que se ven expresados a través de comentarios, videos, fotografías, memes y demás, sin embargo este fenómeno ha mutado y la diversión muchas veces se basa en las burlas hacia otras personas. Por esta razón, la Corte Constitucional tomó medidas con este asunto, para establecer normas de conducta que velen por la salud emocional e integridad de la comunidad, cuando se vea afectada. 

Teniendo como prioridad el derecho a la libre expresión,  pero velando  por la dignidad y el derecho a vivir de manera digna, sin  que  sus comentarios, opiniones, o cualquier tipo de publicaciones desprestigien  o humillen a una persona, la Sala Penal dio luz verde para que ante situaciones presentadas en redes sociales puedan ser controladas a través de una tutela para ser estudiada por un juez,  expresando también que las publicaciones con contenido que sean publicadas en repetidas ocasiones o viralizadas, inmediatamente salen de la protección del derecho de libre expresión por romper con los parámetros de respeto. 

 Es decir, si se establece que es una campaña de difamación con varías publicaciones y que se hace viral, las autoridades entrarán a evaluar cada caso en particular, aclara el fallo.

El tribunal indica que «no hay que judicializar todas las situaciones de malos tratos» a menos que los daños causados por publicaciones sean de gran magnitud,  permitiendo a la justicia intervenir teniendo en cuenta: el contexto de la publicación, magnitud de la afectación, impacto de la misma y respuesta por parte del afectado, en ultima instancia el juez tiene libertad de decidir qué  publicación debe ser controlada, puesto que Administradores de Google o Facebook no pueden cumplir el papel de mediadores ante situaciones de este tipo; analizando también la complejidad para controlar a todos los usuarios que hagan uso de plataformas virtuales, se determinó que imponer reglas específicas no es una opción, no obstante se planea que para erradicar el problema, es necesario iniciar con un proceso de cambio cultural, concientizando a la población que los insultos no deben ser normalizados, para dejarle a nuestras futuras generaciones, una convivencia digital libre de conflictos en la medida que sea posible.

De todas formas la nueva posición jurídica de la alta corte deja por fuera algunos casos como el de los medios de comunicación, empresas y personas con reconocimiento público, por lo que se busca seguir avanzando en la construcción de la jurisprudencia.

Insultos repetitivos en redes sociales serán judicializados: pero cada caso será revisado

AL DÍA |