Informar sobre el suicidio, más que una “chiva”: responsabilidad y prudencia

A propósito del entrenamiento denominado “Otras formas de informar sobre el suicidio” dirigido a periodistas y comunicadores sociales del departamento, liderado por la Secretaria de Salud seccional, programado para mañana lunes 05 de agosto en la Gobernación del Quindío, es importante tener en cuenta el papel que tienen los medios informativos, a la hora de informar sobre el suicidio.

Quitarse la vida va en aumento. El Quindío es el departamento con la mayor tasa de suicidios en todo el país. Solo en lo que va corrido del año, se han registrado aproximadamente 35 casos, muchos de ellos protagonizados por jóvenes entre los 13 a 17 años, esto representa un aumento del 6% en dichos casos en comparación con el año pasado.

Según el coronel Luis Hernando Benavídez Guancha, comandante del Departamento Policía Quindío “Son 25 hombres y 10 mujeres las personas que a la fecha han decidido acabar con su vida. Los municipios más afectados son Armenia con 20 casos, seguido de Calarcá, 7; Filandia, 2; Montenegro, 2; Buenavista, 1; Circasia, 1; Pijao, 1, y Salento, 1”.

Para no ir muy lejos, solo la semana pasada se presentó un suicidio y otro intento. El primero protagonizado por una joven de 15 años quien decidió quitarse la vida en su residencia ubicada en el barrio La Pavona y, el segundo caso fue de un señor que se lanzó desde la terraza de un edificio en el centro de la ciudad de Armenia, este mismo fin de semana.

Los medios de comunicación ejercen una fuerte influencia sobre las actitudes, creencias y comportamientos de la comunidad y juegan un importante rol en la política, la economía y la práctica social. Debido a esa influencia, los medios de comunicación también pueden jugar un rol activo en la prevención del suicidio.

Esto ha implicado que diferentes iniciativas se lideren por parte de los entes territoriales y universidades, para controlar, prevenir y combatir el suicidio, que esta vez, incluyen a los medios de comunicación como un sector que debe contribuir a la causa y eviten que se presente “el efecto Werther” o imitación de suicidio, que según varios estudios, vinculan a los medios como causantes de difundir información detallada de dichos casos que motivan a personas vulnerables a copiar los mismos métodos y acabar con sus vidas.

El efecto Werther
La imitación en los suicidios es conocido como el “efecto Werther”, toma su nombre de la novela de Johann Wolfgang von Goethe titulada “Las penas del joven Werther” publicada en 1774, en donde el protagonista decide quitarse la vida por un desamor, este punto de clímax de la historia fue imitado por jóvenes de la época, a tal punto, que las autoridades de Italia, Alemania y Dinamarca llegaron a prohibir la novela.

No obstante, la relación del suicidio con los medios de comunicación llegó dos siglos después, cuando el sociólogo David Phillips en 1974 elaboró un estudio entre 1947 y 1968 que demostró que el número de suicidios se incrementaba en todo Estados Unidos al mes siguiente de que el New York Times publicara en portada alguna noticia relacionada con un suicidio.

La situación era más alarmante cuando las celebridades protagonizaban casos de suicidios. Así lo corroboraron la epidemia de suicidios después de la trágica muerte de Marilyn Monroe en 1962, de la cantante japonesa Yukiko Okada en 1986, del guitarrista y cantante del grupo Nirvana Kurt Cobain en 1994, entre otros, donde Philips demostró un aumento en los suicidios hasta diez días después de los informes sobre casos de suicidio en las noticias de televisión.

Según La Sociedad Española de Medicina de Adolescencia (Sema), “la mayoría de las personas que se plantean la idea del suicidio son ambivalentes. No están seguras de querer morir. Uno de los muchos factores que pueden llevar a una persona vulnerable al suicidio es la publicidad sobre este tema en los medios de comunicación. La forma como estos medios informan acerca de casos de suicidio puede influir en otros suicidios”.

Influencia de los medios
La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que unas 800.000 personas se suicidan cada año y los medios de comunicación desempeñan un papel importante a la hora de informar de manera responsable de esas muertes y contribuir a su prevención.
Esa es la razón por la cual diferentes organizaciones insistieron que los medios de comunicación omitieran dentro de sus informes los métodos utilizados, imágenes o videos de la escena, publicar la noticia en la portada, etc.

Aunque, el suicido se registra en todos los grupos de edad y en ambos sexos, generalmente afectan más a jóvenes de entre 15 y 34 años, y en el segmento de entre 15 y 29 años, especialmente, porque lo jóvenes son los más susceptibles a estas noticias y los que han registrado mayores casos de suicidios.

La instauración de ciertas directrices para la publicación de casos de suicidios en los medios es tan efectiva, que en 1987 la Asociación Austriaca para la Prevención del Suicidio emitió una serie de guías para los medios, esto significó la disminución en un 80% de suicidios en el metro, ¿qué tiene que ver el metro?, en Viena el caso de un joven que decidió suicidarse de ese modo, tuvo tanta propaganda mediática que generó un epidemia de suicidios que solo fue controlada con la campaña de la asociación.

Los medios de comunicación cumplen un papel muy importante en la trasmisión de la información, que en los casos de suicidios supone una mayor responsabilidad en la difusión de ese tipo de noticias, donde, según la OMS cada 40 segundos hay un suicidio y por cada uno de ellos hay otros 20 intentos, que suelen estar relacionados por la manera como son difundidos por los medios, que difunden dichas noticias al tener una mayor atención por parte de los lectores, televidentes, oyentes, entre otros, pecan de “sensacionalista” sin percatarse que pueden generar una epidemia de suicidios por imitación.

El entrenamiento denominado “otras formas de informar sobre el suicidio” este lunes 05 de agosto en el cuarto piso de la Gobernación en el Salón Bolívar de 2:00 pm a 5:30 pm, dirigido a periodistas y comunicadores sociales del departamento del Quindío, es un primer paso para que los medios de comunicación se unan en la lucha de la prevención del suicidio.

Informar sobre el suicidio, más que una “chiva”: responsabilidad y prudencia

NOTAS DE FONDO |