Guerra de “titanes locales”  del control social

El Cabido Abierto cumplido esta semana en el Concejo Municipal con el propósito de tratar temas sobre la defensa y protección de Empresas Públicas de Armenia (EPA), como patrimonio de los armenios, por unos instantes se convirtió en un “ring” de pullas entre Alejandro Rodríguez y Néstor Fabián Herrera, dos de los ciudadanos más mediáticos que se dedican al control social en el Quindío.

Los temas que manejaba esta importante instancia, contemplada en la Constitución, se centraba en la protección del patrimonio de EPA, que presta los servicios de acueducto, alcantarillado y aseo; la realidad administrativa y financiara de la compañía; el polémico tema de la sociedad Acuaseo y el potencial ingreso de otras empresas que pretenden brindar el servicio de aseo dentro del marco de la “libre competencia”, sumado a la evidencia entregada en el cabildo sobre el entramado empresarial que hay detrás del grupo Servigenerales, dueño del relleno sanitario que cobra las más altas tarifas por el uso de ese sitio de disposición final de residuos.

Primer round

El primer golpe lo lanzó Alejandro Rodríguez, promotor del cabildo, quien pidió a viva voz que se revocara una de las dos inscripciones hechas por el veedor Néstor Fabián Herrera, porque según Rodríguez, Herrera se habría inscrito dos veces: una como representante legal de su veeduría (En Defensa de la Gente), y otra, como persona natural.

No fueron pocos los argumentos expresados públicamente por Alejandro Rodríguez, quien representa la denominada Junta Ciudadana, que es una figura distinta a una veeduría que se encarga igualmente del control social.

Cuando el recinto del Concejo estaba a reventar, todos apretaban los dientes, teniendo en cuenta que ambos (Rodríguez y Herrera), han protagonizado graves denuncias, varias de ellas que han terminado en destitución de funcionarios o en apertura de serias investigaciones por corrupción en la Fiscalía, Contraloría y Procuraduría (los dos gozan de protección del estado colombiano). Incluso entre ellos mismos se han demandado: Alejandro Rodríguez fue la persona que lideró la demanda que le costó la curul en el Concejo a Néstor Fabián Herrera, quien está a la espera de la segunda instancia de una sanción de la Procuraduría, hecho que desde luego convierte la relación en irreconciliable.

Una vez concluyó la solicitud que hizo Rodríguez a la Presidencia del Concejo, el asesor jurídico de la corporación procedió a responder el derecho de petición interpuesto. La pretensión del vocero de la Junta Ciudadana fue negada, por lo que Herrera pudo intervenir con tiempo doble, como veedor y como ciudadano, es decir 20 minutos.

Segundo round

Ante la situación Herrera, ya con el uso de la palabra, ni corto ni perezoso ripostó.  “Estamos defendiendo el patrimonio público y el patrimonio también es el alumbrado público, el mismo que él (Alejandro) vino a defender cuando lo iba a entregar el gobierno de Luz Piedad Valencia Franco, el mismo que vino a defender a una empresa privada a la que se concesionó a 20 años el alumbrado público de la ciudad, una privatización clara” aseguró Néstor Fabián Herrera.

Además agregó que “lo mismo pasó en el Cabildo Abierto que realicé en el 2017 en donde él vino a intervenir a favor de la valorización. Pero hablando del cabildo actual, no habló de cifras, de gestión que pudo haber hecho Luz Piedad en el año 2012 – 2015 o lo que habían hecho del 2016 al 2018 los recursos invertidos en Tumaco y Magangué, por eso reiteré que se quedaba corto en su intervención, porque la vi inclinada hacia un solo lado”.

Reacción de Rodríguez

Por su parte, Alejandro Rodríguez consideró que, “cuando uno se plantea un Cabildo Abierto es sobre temas puntuales, es más, yo pienso que la intervención del señor (Herrera) está fuera de lugar, aunque el presidente lo permitió”.

Las pullas dadas a conocer por Herrera hacia Rodríguez, son una respuesta a las acciones del pasado. “Yo fui el que presentó la queja electoral que terminó con la pérdida de la investidura del señor Néstor Fabián Herrera, a raíz de ello también se dio un fallo en la procuraduría que lo inhabilita por 10 años en primera instancia, entonces yo no quiero entrar en esa discusión”.

Sin embargo, Herrera consideró que solo actuaba como veedor en defensa del alumbrado como patrimonio público. Algunos asistentes mostraron rechazo por la doble intervención que realizó Néstor Fabián como también la indulgencia del presidente del concejo, Diego Fernando Torres Vizcaino.

En gracia de discusión, muchas personas también critican, que Néstor Fabián Herrera, hoy candidato al Concejo Municipal por Cambio Radical nunca critique o enjuicie en sus intervenciones el polémico gobierno de Sandra Paola Hurtado Palacio, colmado de investigaciones. Ella misma fue destituida e inhabilitada en segunda instancia por la Procuraduría General de la Nación.

Este hecho valida en cierto modo la tesis de muchos observadores del acontecer político local, quienes no dudan en decir que, “fueron de algún modo, escuderos de las controvertidas Luz Piedad y Sandra Paola”.

Guerra de “titanes locales” del control social

POLÍTICA |