Graves problemas de salud mental en el Quindío: la otra pandemia

A propósito de los últimos casos de suicidio presentados en el departamento, las autoridades de salud prenden las alarmas para evidenciar la problemática en salud mental por la que atraviesa un porcentaje importante de la población, y el incremento de estos síntomas después de la pandemia.

Según lo confirmó la psiquiatra Liliana Salazar Salazar, gerente de la Clínica El Prado, se percibe un incremento y alteración en la  salud mental, desde que inició el primer caso de COVID-19. “En la clínica hemos evidenciado un incremento en los síntomas ansiosos, depresivos, de irritabilidad, violencia intrafamiliar, trastornos del sueño y demás rutinas que se manejaban antes de la pandemia y que cambiaron drásticamente a raíz del virus, y aunque muchos casos son tratados, la mayoría son ignorados, reprimidos, convirtiéndolos con el tiempo en problemas mayores ” afirmó la médica.

La situación se agudiza porque si el sistema de salud funciona de tan mala manera en enfermedades comunes y prioritarias, lo es aún más, en la atención a pacientes con patologías emocionales o alteración de la salud mental.

“Para nadie es un secreto que la salud mental es la cenicienta de la salud general, si tenemos pobre atención de la salud general, de los problemas comunes, imagínense los problemas de salud mental que tradicionalmente han estado estigmatizados, por ese motivo, muchas personas no quieren asumir, ni compartir sus patologías, o emociones, a muchos  les da pena, les da miedo y no quieren ser juzgados o estigmatizados, dijo la psiquiatra.

Un problema del que no se quiere hablar

Según su experiencia profesional, no se atiende igual a un paciente que está sufriendo, que está llorando, que esta triste o un trastorno depresivo, nuca se atiende de la misma manera con la misma preocupación y rapidez a los dolores emocionales, que a los físicos creyendo que se puede subsanar con un poco de fortaleza, de creencia en Dios, o mentalidad positiva, pero eso no es así,  las enfermedades mentales deben ser tratadas como lo que son, sin negarlo, ni subestimarlo.

Se les debe dar igual de importancia a los síntomas emocionales que a los demás problemas de salud física y corporal.

Sin lugar a dudas el coronavirus está afectando la salud mental de muchas personas y  puede incrementar los factores de riesgo de suicidio, por lo que desde la entidad de salud se invita a hablar del tema en forma abierta y responsable, permanecer conectados a sus familiares, aún durante el distanciamiento, con las medidas de bioseguridad, lo que más recomiendan las autoridades es aprender a identificar los signos de advertencia para prevenirlo a nivel personal, en familiares o amigos, y lograr evitar situaciones que lamentar.

 

 

 

 

 

Graves problemas de salud mental en el Quindío: la otra pandemia

AL DÍA |