Gobierno frustró el sueño de ganarse “el primer millón” a nueve millones de colombianos

 

Según el Dane, en Colombia algo más de 9 millones de ciudadanos devengan el salario mínimo, que para 2019 está fijado en 828.116 pesos. Con el incremento de 6%, aprobado en diciembre de 2018, que fue el aumento más alto en los últimos 25 años, había mucho optimismo, pero fue flor de un día. La propuesta de las centrales obreras al gobierno nacional para el próximo año se quedó en un sueño.

La ministra de Trabajo, Alicia Arango, aseguró que no ve posible que se aumente a un millón de pesos.  “Llegar al millón es aumento bastante alto y desafortunadamente no lo veo posible, pero será la mesa de concertación la que defina el reajuste”.

Dijo que “su preocupación es por el incremento del 44 por ciento al 47 por ciento, de las personas que ganan menos de un salario mínimo en el país”.

Lo anterior por la información dada por el Banco de la República acerca de la inflación para el próximo año, la cual sería del 3 por ciento para el 2020.

“En el Quindío, estamos en la etapa de exposición, los trabajadores seguirán exponiendo porcentajes para el aumento del salario mínimo, cabe resaltar que estas cifras están propuestas bajo la asesoría de la Universidad Nacional con el sentido de que la petición sea justa para los trabajadores y permita que el crecimiento económico también llegue a los hogares colombianos”, expresó Jennifer Flórez, representante de la Central Unitaria de Trabajadores de Colombia en el departamento.

En contexto

Diana Patricia Montoya Fernández, economista y docente de la Universidad La Gran Colombia resaltó la importancia de ser prudente en el aumento del salario, porque la inflación se vería afectada y las empresas tendrían que elevar los precios de sus productos, endeudarse o despedir personal.

“La inflación en Colombia está por debajo de un dígito en comparación a otras naciones vecinas como Venezuela o Argentina, tenemos una economía estable”, manifestó la profesional.

Añadió que los precios de la canasta familiar y otros se verían afectados ante un incremento desmedido, porque si una persona se gana un millón de pesos y tuviera que comprar una libra de arroz en $10 mil o más, afectaría la economía nacional de manera evidente.

“El índice del Precio al Consumidor, IPC, es un ‘hijo’ de la inflación, -que es el aumento sostenido de los bienes y servicios de una economía y todos los países lo tienen-, mide los precios de la canasta familiar que en Colombia está compuesta por cerca de 405 productos”, manifestó Diana Montoya, explicando las características del aumento salarial.

“La base para incrementar el salario mínimo es el IPC, y el incremento del sueldo mensual mínimo no puede ser exorbitante porque en el caso puntual, el 6% del pago aumenta los precios de la canasta familiar en ese mismo porcentaje, y si fuera mayor el incremento los precios de la de la misma también subirían”, agregó la experta.

Puntualizó que en el caso de un aumento del 15% del salario mínimo, – por citar un ejemplo -, los empresarios al tener que pagar esos sueldos, tendrían tres opciones: subirle al precio de los productos que venden, endeudarse o despedir personal, lo que no daría una economía estable.

“Al sector informal le es indiferente el aumento del salario pero sí los afecta”: Confederación General de Trabajadores

Hugo León Echeverry García, presidente de la Confederación General de Trabajadores, CGT Quindío y miembro de la junta directiva nacional, fue consultado por LOS JUANES para conocer la incidencia del aumento al salario mínimo en la región.

“No es suficiente pero sí nos deja un poco más tranquilos; sabemos que el sector informal es el más afectado, por ejemplo, alrededor del 60% en el Quindío está en esa situación, aquí hay que salir al rebusque, al trabajo de cuenta propia y este escenario es el peor”, expresó Echeverry García.

Agregó el dirigente gremial que, “para el informal le es indiferente si aumenta el 6, 8 ó 10% pero si los afecta por la inflación, ya que el aumento del precio en un producto de la canasta familiar genera que el día a día para ellos sea más duro”.

También señaló que el aumento “no es suficiente pero sí nos deja un poco más tranquilos”, porque las centrales obreras solicitaron el incremento del 10% toda a vez que, “una persona en el país podría vivir tranquila con un sueldo de millón 500 mil pesos”.

Gobierno frustró el sueño de ganarse “el primer millón” a nueve millones de colombianos

GENERALES |