En 2019, más incendios forestales en el Quindío

 

La temporada crítica para el Quindío inició hace un mes y medio, desde que el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam) ha mantenido alerta naranja y roja por la amenaza de incendios de cobertura vegetal, que según el director de la Udegerd son provocados por la mano humana.

El departamento se encuentra en un estado de vulnerabilidad, debido a los fuertes vientos y ausencia de lluvias, que han disminuido la humedad en cultivos y zonas vegetales, por ende, los incendios involuntarios en estas zonas convierten el pasto seco en un combustible vegetal que puede generar grandes afectaciones ambientales.

Faber Mosquera Álvarez, director de la Unidad Departamental para la Gestión del Riesgo de Desastres (Udegerd) señaló que, “en los años 2016 y 2018 se presentaron aproximadamente 300 a 350 eventos que afectaron entre 20 y 25 hectáreas cada año, este año, 65 hectáreas de bosques, cultivos de café y plátano o áreas vegetales han resultado afectada como resultado de los 257 incendios de cobertura vegetal que se han registrado en el Quindío, es decir, que se están sobrepasando las estadísticas en casi tres veces”.

De acuerdo con el director de la entidad, ha sido la mano humana la que ha generado la mayoría de estos incendios, los cuales, se presentan cuando los habitantes realizan fogatas, fogones en los paseos de olla en el río, se arrojan colillas de cigarrillo encendidas o botellas de vidrios a las áreas verdes y realizan quemas presuntamente controladas. Existe un alto índice de riesgo en una temporada donde las altas temperaturas superan los 30 grados acompañado de ventiscas que podrían propagar con rapidez un incendio.

Es importante resaltar, que la Corporación Autónoma Regional del Quindío (CRQ) a través de la Resolución 1881 de 2019, prohibió por esta temporada cualquier fuente de iniciación de fuego. No obstante, la comunidad sigue sin acatar las órdenes que responden a la preservación del medio ambiente, para evitar incendios forestales que acaben con la cobertura vegetal que goza el Quindío.

La segunda temporada seca se espera para finales del año y podría aumentar las cifras, de allí surge la preocupación de las autoridades ambientales, teniendo en cuenta que en esta primera temporada los registros son tres veces mayor a las registradas en años anteriores durante todo un año, por ende, el llamada de alerta a la ciudadanía es que no encienda fuego en las áreas de vegetación, revisen en sus viviendas las redes eléctricas y en caso de incendio dar aviso inmediato a las autoridades y hacer uso racional del agua.

En 2019, más incendios forestales en el Quindío

GENERALES |