El porro y el trago vuelven a las calles: quindianos opinan

 

Muchas han sido las reacciones en Armenia tras la decisión de la Corte Constitucional de derogar la norma que prohibía el consumo de alcohol y estupefacientes en espacios públicos, argumentando que, “viola el libre desarrollo de la personalidad”.

El Código de policía contenía dos artículos, el 33 y el 140, que establecían la prohibición del consumo de alcohol en espacio público y el decomiso de sustancias psicoactivas, incluso si eran inferior a la dosis mínima. Ante la derogación de la Corte, dichas disposiciones del código se quedaron sin piso legal.

El 1 de octubre del año pasado, el presidente Iván Duque firmó el decreto que le permitía a las autoridades de policía proteger la tranquilidad y sana convivencia empezando por el control del consumo de drogas y alcohol en espacio público, de esta manera, serían controladas y prevenidas las riñas y posibles disturbios en estos lugares.

No obstante, la Corte Constitucional, bajo la ponencia de la magistrada Diana Fajardo, dictaminó que el decreto no tiene “una justificación constitucional”, en donde en realidad “se viola el libre desarrollo de la personalidad”. De esta manera, seis magistrados de la corte “tumbaron” los artículos 33 y 140 del Código de policía.

La magistrada Gloria Ortiz, presidenta del alto tribunal, señaló que, “el libre desarrollo de la personalidad tiene que ver con la cláusula general de la libertad. El Estado no diseña el plan de vida. La gente tiene la libertad para poder tomar las decisiones que le corresponden”.

Por lo tanto, las normas del Código de Policía iban en contra del “libre desarrollo de la personalidad al prohibir de forma personal, so pena de medidas policivas, el consumir alcohol y sustancias psicoactivas en espacio público como forma de proteger la tranquilidad y las relaciones respetuosas”, aseguró la magistrada Diana Fajardo, ponente del fallo.

De esta manera, el alto tribunal consideró que el Código debe enfocarse en evitar que existan alteraciones de convivencia que no están relacionadas directamente con el consumo de alcohol o sustancias psicoactivas, sino de agresiones físicas y verbales entre las personas, por ende, la solución no está en prohibir libertades individuales que “termina siendo más una conducta dirigida a afectar el plan y forma de ver la vida que cada uno tiene”.

¿Qué opinan los quindianos?

Yulieth Milena Cruz Bernal: “¡Que triste! Entonces los no consumidores nos tenemos que chupar el humo de los consumidores por el respeto a la libertad; pobre de mis niños”.
En la misma línea de opinión está el ciudadano Carlos Pinzón “ahora las personas de bien se deben aguantar el humo de tanto vicioso que hay en el Quindío”.

Jessica Johanna Cañas Arias: “definitivamente cada día peor, siempre favoreciendo a unos pocos; que pereza salir a hacer deporte o llevar a mi hija al parque y ellos ahí están fumando marihuana; respeto si lo quieren hacer, pero háganlo en la casa o escondidos, porque así quieran normalizar las drogas, son lo peor, llevan a quienes consumen a un deterioro total, entonces ¿por qué estar de acuerdo con algo así?”

No obstante, algunos consideran que la derogación de la norma es algo positivo. Chris Abello opina que, “¡es una excelente decisión! y no todos los parques están llenos de niños ni todos de consumidores. Tiene que haber espacio para todos”, lo mismo piensa Jorge Eduardo Gómez “¿quién le dijo a las personas que las decisiones judiciales debían ser populares? Excelente la decisión de la corte constitucional. Afortunadamente todavía hay instancias que toman decisiones basadas en criterios legales y científicos”.

Otros ciudadanos opinan que en el Quindío el código no hizo mayor presencia. Alejandro Ospina considera que “generalmente el colombiano promedio, le importa poco o nada respetar las leyes. Como consecuencia de esto pues dicha medida no era preponderante ya que el consumo de sustancias alucinógenas y alcohólicas en lugares públicos seguía normalmente”.

Mientras tanto en otros sectores hay un análisis más profundo como lo manifestó a este portal Carlos Adolfo Jurado Londoño: “eso tiene su gato encerrado con las empresas fabricantes de cerveza y tabaco, creo que por ese lado va la cosa”.

La decisión de la corte desconcierta al gobierno

El Secretario de Gobierno de Armenia, José Jesús Domínguez, considera que “el fallo de la corte constitucional que revive derechos al libre desarrollo de la personalidad respecto a la nulidad de los artículos del código de policía deja muy mal parada la situación social en Colombia” además agregó que, “francamente a uno le desborda la capacidad de entender, aunque yo soy garantista de derecho, que esta situación la haya aprobado la corte, por cuanto triplica la situación policiva y la situación gubernamental teniendo en cuenta que precisamente el licor es el mayor causante de riñas”

Por último, el funcionario dejó claro que independientemente de su opinión frente al fallo, se debe obedecer la norma. “Obviamente como abogado que soy, estaré en las condiciones de acatar, pero francamente lo deja a uno desconcertado, cuando se predica en un fallo de estos en un país que precisamente no está caracterizado por el cumplimiento cabal de la norma de la mayoría de los habitantes” enfatizó.

El coronel Luis Hernando Benavides, comándate departamental del Quindío, fue enfático sobre el destino de los artículos 33 y 140 del Código de Policía “atendemos las disposiciones de autoridades competentes. El trabajo de los policías será más exigente”.

Por su parte, el presidente Iván Duque después de conocer el fallo, aseguró que respetaría y acataría la decisión de la corte, pese a que agregó que en los 10 meses que funcionó el decreto, se liberaron más de 10.000 parques y entornos escolares, no descansaría “un solo minuto” para cerrar las ollas de microtráfico “porque así como nosotros enfrentamos los cultivos ilícitos, vamos a enfrentar con toda la determinación el microtráfico en todos los rincones de este país”, sentenció el mandatario.

El porro y el trago vuelven a las calles: quindianos opinan

AL DÍA |