El “chicharrón” de ser alcalde en tiempos de crisis: apagar incendios y atajar problemas de los demás

No es fácil subirse e intentar conducir a un toro, como el del municipio de Armenia, en medio de la más profunda crisis político-administrativa por la que ha atravesado la ciudad.

La principal consecuencia de los escándalos políticos y judiciales del presente año es la desconfianza, aún mayor, de la que venía teniendo la ciudadanía con sus gobernantes anteriores.

Les pueden decir misa, pero la gente no les cree. Ya bastante la clase dirigente los ha decepcionado. La situación llegó a extremos, al punto, en el segundo semestre, de caerse en forma estrepitosa el recaudo de todos los impuestos, al menos, fue lo que ocurrió con el predial y el de vehículos, con atrasos históricos en la capital quindiana.

Los armenios “muertos de la ira” decidieron no pagar ningún tributo, incluyendo desde luego el de valorización, a manera de “protesta”. Y no era para menos, cerca de 20 personas están tras las rejas por delitos de apropiación indebida de recursos ($25 mil millones), entre ellos ya hay varios condenados y otros enfrentarán juicios orales, que les valdría muchos años de cárcel, en caso de resultar culpables. Tras las rejas figuran dos ex alcaldes elegidos por voto popular y parte de sus equipos de trabajo.

Ante semejante problema, de marca mayor, Óscar Castellanos Tabares, el nuevo mandatario que apenas recibió hace algo más de dos meses el cargo, se ha enfrentado a una serie de situaciones, que lo han puesto a prueba.

Por un lado, liderar un empalme atípico. En situaciones normales los mandatarios tienen mínimo dos meses para recibir una administración. Incluso más. Pero al actual mandatario local le tocó simultáneamente gobernar, para no decir apagar incendios y lidiar con “chicharrones” de marca mayor de sus antecesores, que al escucharlo en las últimas horas en su primer anuncio, cuando entregó los primeros resultados de su gestión, solamente se llega a una conclusión: ¿quién diablos estaba al frente del CAM?

LOS JUANES tuvo acceso a documentos que hablan del estado lamentable en el que se encontró la administración en casos específicos, que no dejan lugar a especulación.

Nadie dijo que iba a ser fácil, pero una cosa es el escándalo judicial que aturdió a toda el gobierno, por presunta apropiación de dineros públicos. Y otra, muy distinta, es dejar pasar el tiempo, no hacer nada y permitir que los procesos se pararan, al punto de detener el gobierno en varios frentes: !no se sabe qué es peor, si lo primero o esto último!

A los graves problemas de inseguridad, microtráfico, prostitución, se le agregó la invasión general del espacio público frente al CAM (por orden oficial). Ya año y medio llevan estos comerciantes informales en la Plazoleta de la Quindianidad. Nadie quiere pasar por allí.

Desgreño al por mayor

Los seres humanos pueden cometer errores, unos por falta de cuidado, otros involuntarios y algunos porque les da la gana, pero cuando esos yerros se convierten en un comportamiento sistemático y repetitivo en la lo público, cualquiera se pone a pensar lo que sea y tiene la libertad de dejar volar su imaginación.

De valorización, endeudamiento, la categoría del municipio, seguridad y movilidad se ha hablado ampliamente. Muchas de las posiciones no satisfacen enteramente. Poner a todo el mundo de acuerdo y darles gusto es imposible, pero hay otras iniciativas en las que la indiferencia, inacción y dejadez rayan con lo asombroso.

La pregunta es ¿Y dónde estaban los organismos de control, por qué los armenios no tenían ni idea?

Es increíble que proyectos como la Placita Campesina, la pista de BMX, el programa de recuperación vial de Armenia, el Centro de Integración Ciudadana del barrio Las Colinas, las obras de Amable, las deficiencias  de alumbrado público y otros más, durmieran unos, el sueño de los justos, y otros, manga por hombro, por culpa de la desidia oficial y de la indolencia… Eso también es corrupción, dicen los expertos.

LOS JUANES se tomaron el trabajo de “sacudir el tapete” y encontraron varios detalles, después de los anuncios en positivo que hizo el alcalde Óscar Castellanos en su primer rueda de prensa. Veamos…

Placita campesina traspapelada

Desde hace cerca de año y medio la administración de Carlos Mario Álvarez  ubicó temporalmente en el CAM a decenas de vendedores de perecederos (frutas y verduras), bajo el argumento que su ocupación no iba a superar los cuatro meses.

Aunque hubo críticas, el alcalde de entonces aseguró que era un pequeño sacrificio por un bien mayor: despejar las calles de vendedores en carretas. No obstante,  por literales errores jurídicos, a la llegada del nuevo alcalde (Castellanos) en propiedad, no existía claridad de la propiedad de los predios en donde funciona este sitio (al lado del Centro Comercial del Café).

En otras palabras, el problema surgió en el registro de titulación ante la Oficina de Instrumentos Públicos de uno de los siete lotes que componen el espacio dispuesto para el traslado de los comerciantes informales.

La obra se detuvo en diciembre de 2017. Ante la falta de definición del proyecto, la situación estaba generando mayores dificultades para el control del sector del CAM, que sufre por décadas de fenómenos de inseguridad y otros flagelos, que no han podido ser enfrentados con efectividad por ninguna autoridad civil ni uniformada.

En dos semanas se aclararon la entrega de documentos, la titularidad de los predios y en las últimas horas, la obra fue entregada formalmente. Todo quedó legalizado. Ya está lista para estrenar.

“Los vendedores serán trasladados en los próximos días, con el fin de recuperar la Plazoleta de la Quindianidad, sitio que concentra todo el poder municipal. La Cámara de Comercio de Armenia nos ayudará a recuperar la zona y con el acompañamiento de las autoridades nos concentraremos en erradicar del CAM todos los focos de inseguridad e ilegalidad del sector”, puntualizó el alcalde Castellanos.

Recursos embolatados en el DPS por falta de trámite

Hay cosas imposibles de esconder, una es el estado de las vías. La ciudad fue recibida en unas condiciones precarias de mantenimiento preventivo y correctivo de las principales calles de ciudad. Los conductores se quejan del lamentable estado de algunas de ellas. Es realmente vergonzoso. Lo que hace algunos años nos llenaba de orgullo nacional, con una red vial sin huecos y en perfecto estado, hoy es lamentable. ¡Sencillamente da pena traer un turista!.

La nueva administración encontró un convenio para recuperar vías por $3.800 millones con el Departamento para la Prosperidad Social, DPS, el cual estaba paralizado, por falta del trámite respectivo y documentación incompleta.

Según el alcalde Castellanos, se procedió a agilizar la documentación respectiva que requería la entidad del orden nacional, a partir de lo cual, se logró concluir todo el trámite administrativo. Una vez se haga efectivo el desembolso, lo más pronto posible, esos dineros se invertirán en 20 sectores en la ciudad, establecidos como prioritarios.

Coliseo de Las Colinas congelado por errores

Los Centros de Integración Ciudadana son unos complejos deportivos y culturales que construyó el gobierno Santos, a través del Ministerio del Interior, a lo largo y ancho del país. En el Quindío varios están al servicio de la comunidad, con el fin de convertirlos en espacios para el uso del tiempo libre de poblaciones vulnerables.

El barrio Las Colinas es una zona en donde la comunidad se queja por la falta de inversión social, caldo de cultivo para que las bandas del microtráfico y la delincuencia en general, encuentren allí personas dispuestas, en especial jóvenes, a hacer lo que sea para conseguir dinero para mantener a sus familias. Son repetidos los casos de atentados y amenazas que sufre el barrio por el control territorial, pero es bueno aclarar que la gran mayoría de sus pobladores son humildes pero es gente honesta y buena, que solo clama por una oportunidad.

El Ministerio del Interior seleccionó la zona para construir allí una de esas edificaciones, pero debido a fallas en los trámites administrativos y demoras en la entrega de la documentación por parte de la administración municipal, el proyecto se encontraba parado. El Ministerio del Interior ya había anunciado sanciones a la ciudad, por una obra que demanda inversiones cercanas a 1.200 millones de pesos. Desde Bogotá se cansaron de escribir, sin respuesta alguna en meses. ¡Horror!

“Por las características y el impacto que tiene la obra, ordené que se hicieran los ajustes necesarios de manera urgente y que se adelantaran los trámites ante Mininterior para que se ampliaran los plazos y se retomara el importante proyecto de infraestructura, que sin duda será de un enorme impacto. Hoy, tenemos luz verde para proseguir con la obra”, informó Castellanos Tabares en su informe ante los medios.

Bicicrosistas de talla mundial que deben entrenar por fuera

Silvana Muñoz es una joven deportista de alto rendimiento que ha logrado subtítulos mundiales de BMX. En la actualidad es la cuarta del mundo, y de lejos es la primera de Colombia en el ranking, en su categoría de 13 años. Es la bicicrosista de mayor perfil olímpico que tiene el Quindío, pero tiene que entrenar en Pereira o Manizales, porque en su ciudad no tiene dónde hacerlo en condiciones de competitividad internacional. Y como Silvana, al menos cinco deportistas más de alto nivel deben entrenar en el Club Campestre o en las inmediaciones de la pista abandonada que le prometieron a la ciudad.

La obra se proyectó hace más de un año, pero fue abandonada por falta de recursos. Peligraban más de $500 millones ya invertidos.

El proyecto está ubicado en la parte posterior del Coliseo del Café de Armenia. “No había claridad de dónde iban a salir los dineros para concluirla”, dijo un funcionario.

“Gestionamos $207 millones, pendientes para las obras adicionales y con ello, se logró en compañía de Coldeportes, poner en marcha los trabajos de este proyecto que tiene una inversión total de 707 millones de Pesos. Será entregada antes de terminar el 2018. Nos faltan otros $500 millones para camerinos y otras adecuaciones y ponerla a punto, para que sea aprobada por la Unión Ciclística Internacional (UCI). Sin embargo, nuestros deportistas de alto rendimiento podrán entrenar allí sin mayor contratiempo”, anunció Óscar Castellanos a los periodistas.

Alumbrado público, pero “en manos privadas” más bien deficiente

“Recibimos la administración con una enorme cantidad de reclamos y solicitudes relacionadas con el tema de alumbrado público. Necesidades en vías, parques y sitios públicos en general, que no estaban siendo cubiertos, lo cual, aparte de los lógicos inconvenientes, generaban condiciones propicias para la delincuencia en las horas de la noche”, indica un informe al cual tuvo acceso este portal.

Al ser preguntado el alcalde, dijo que  se revisaron los términos del contrato encontrado y se procedió a sostener una reunión extraordinaria con  el concesionario. “Le advertimos de una revisión profunda de algunos puntos de los acuerdos, toda vez que en el tema de luminarias, en el contrato inicial, solo se contempla el remplazo del 25% del total de las mismas, lo cual es claramente desventajoso e inequitativo para la ciudad”, informó.

Comentó que también se insistió en que se cumpla el compromiso de esa empresa en materia de mejoramiento de alumbrado en algunos sectores y vinculación a aquellos proyectos que son concebidos de beneficio general, tales como la iluminación de parques y escenarios deportivos, entre otros.

Los mismos problemas de falta de gestión se evidencian en Amable con las obras de la recuperación de la Avenida 19. $12 mil millones están en veremos, porque no se gestionaron a tiempo, tal como lo denunció LOS JUANES hace algunos meses.

Y ni decir del Centro Cultural La Estación, que se comenzó a construir en un terreno que no tenía claridad jurídica, de si se podía intervenir. Allí se invirtieron cientos de millones de pesos en un hueco para parqueaderos que muy seguramente le valdrá una serie de investigaciones a los funcionarios que ordenaron dichas obras, en su momento. Todos “chicharrones carnudos”, llenos de problemas. Errores que se cometieron, ni quiera con la intención de hacer daño, pero sí por negligencia oficial o falta de seguimiento.

A manera de conclusión, si bien el alcalde Castellanos Tabares intenta a toda costa que los cuyabros vuelvan a creer en sus instituciones y sus dirigentes, tendrá no solamente que entregar anuncios positivos, como lo acaba de hacer, sino concretarlos y convertirlos en hechos efectivos, palpables y lejos de cualquier duda de corrupción, que se aclara, no es simplemente “robarse la plata de los impuestos”, sino administrarlos eficientemente. Reto difícil. ¡Amanecerá y veremos!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El “chicharrón” de ser alcalde en tiempos de crisis: apagar incendios y atajar problemas de los demás

INFORME ESPECIAL |