Duro con el problema, suave con la persona: opinar sí,  pero sin agresiones, tampoco desde perfiles falsos

 

 

NOTA EDITORIAL

Por Juan Manuel Lenis Lara

Co director

En una campaña presidencial se dice de todo y se promete mucho, tal vez más de la cuenta y de eso saben los ciudadanos en este país. Y si bien los colombianos están ávidos de encontrar a un candidato que solucione la mayoría y ojalá todos los problemas que aquejan al país, ese ser no existe: de ninguna filiación política (ni de izquierda, de centro o de derecha). Eso es innegable.

Por la enorme posibilidad que ofrecen las redes sociales las personas se apasionan, se atacan, se burlan y muchos, visibilizan en sus perfiles su fanatismo, al extremo de muchos pasarse de la raya. Las agresiones son la constante, consecuencia de la polarización política que es aprovechada por los estrategas de las campañas.

Otros utilizan perfiles falsos para escribir barbaridades, porque saben que sus comentarios son judicializables, más grave aún.

Hay que opinar sí, expresarse, pero con argumentos. Con altura: “duro con el problema, suave con la persona”.

En LOS JUANES se intenta hacer un periodismo distinto, de cara a la comunidad, por eso su eslogan es “Voz Ciudadana”, imposible asegurar que es objetivo, porque esa calificación no existe o es irreal, cuando hay seres humanos de por medio.

En las facultades de periodismo se le dice a los alumnos en clase de ética que hay que ser objetivos a toda costa, pero en la práctica es una quimera, una ilusión y una utopía, en un mundo que no es perfecto. Lo más cercano a la objetividad es la verdad, pero tampoco es exacta, porque cada uno la juzga desde sus propios intereses, formación, criterios éticos o ideológicos.

Los medios también deben fijar posiciones políticas claras, porque de lo contrario pueden ser manipulados, pero no por eso los periodistas deben cohonestar con las perversidades del poder o deben tener miedo de las críticas. Eso es normal. Son gajes del oficio. Es el precio de ser visibles y de arriesgarse a tener un medio de comunicación independiente.

En este orden de ideas, LOS JUANES intenta estar lo más cercano posible a la verdad local, con el riesgo de equivocarse, como todos seres humanos. Lo importante es siempre poner la cara. Se aceptan las críticas, pero sin vulgaridad y desproporción.

Los periodistas hacen periodismo: actividad cuyo fin es recolectar, sintetizar, jerarquizar y publicar información relativa a hechos del presente, del pasado y/o del futuro. En este sentido, el periodismo se entiende como una metodología adecuada para poder presentar cualquier tipo de información valiosa, buscar fuentes seguras y verificables. La profesión como tal comprende el conjunto de actividades relacionadas con la obtención, elaboración y difusión de información actual o de interés para transmitirla al público a través de los medios de comunicación.

No por publicar o informar hay que crucificar al periodista, así lo que se emita no sea de nuestro gusto. Lo que nunca puede hacer el comunicador es “inventar”, “fabricar” o “producir” información falsa.

Mientras exista una cara reconocible detrás de la noticia habrá siempre alguien quien responda.

Opinemos de cara  a las elecciones presidenciales todos, con energía, con entusiasmo, sin perder el interés ni la emoción. Abramos la puerta de la crítica, de la polémica, pero sin necesidad de agredir, ni de insultar.

“Aceptamos todas las observaciones, con decencia y argumentos”.

Duro con el problema, suave con la persona: opinar sí, pero sin agresiones, tampoco desde perfiles falsos

DIGA LO QUE QUIERA |