CRQ y «Tinto» buscan salidas contra la contaminación en Armenia: a las buenas

No hay nada que genere más frustración cuando alguien ve en la calle un vehículo que parece una chimenea y no se puede hacer nada. La sensación de impotencia es increíble, especialmente cuando es de servicio público, porque el conductor, generalmente, es un humilde asalariado que solamente cumple órdenes y el mantenimiento del automotor es responsabilidad del propietario o de la empresa como tal, a la cual está afiliado.

No se necesita ser ambientalista, sino simplemente un ciudadano consciente de la enorme afectación que muchos carros de servicio público en Armenia, ocasionan al medio ambiente.

Sería injusto afirmar que son solo los automotores de servicio colectivo. Hay taxis en las mismas o peores condiciones, al igual que volquetas, motos y uno que otro irresponsable particular.

Para evitar que eso continúe, al menos desde los buses, la Corporación Autónoma Regional del Quindío, a cargo de José Manuel Cortés Orozco, se sentó a la mesa con directivos de la empresa Tinto, que opera el sistema de transporte público colectivo en Armenia, para buscar salidas.

“Hemos recibido quejas de los ciudadanos. Les expresamos las inquietudes del público y de la misma entidad. Vamos a adelantar un trabajo gradual en coordinación de la Secretaría de Tránsito”, dijo Cortés Orozco, quien destacó la recepción de la propuesta.

Habla “Tinto”

La invitación fue muy bien recibida por los empresarios, quienes se comprometieron a colaborar para evitar que los buses de la capital quindiana, sean calificados como responsables de la contaminación por gases emanados por sus vehículos.

Liliana Rugeles, gerente encargada de la compañía indicó que, si bien la compañía cuenta con un juicioso programa de mantenimiento preventivo que obliga a que bimestralmente cada bus vaya a revisión preventiva en los diferentes centros de diagnóstico automotor, es evidente que existe unos pocos que pueden estar generando algún tipo de dificultad y una carga superior a la permitida.

“Nuestro parque automotor es joven, en promedio tiene 5,8 años. Es decir que el 75% de la flota es superior a 2011. Es bueno aclarar que las frecuencias de los buses de Tinto son inferiores a los de otro grupo de carros de transporte público – se supone taxis-, porque es de ocho minutos, mientras otros llegan a los dos minutos”, indicó.

La ejecutiva agregó que están construyendo un cronograma conjunto para verificar la carga de cada uno de los vehículos, con el fin de colaborar con la campaña liderada por la autoridad ambiental.

Desde LOS JUANES aplaudimos esta iniciativa. Ojalá lo mismo se hiciera con las empresas de taxis y en especial con las motos, muchas de ellas, no todas, enormes responsables no solamente de contaminación con sus gases, sino de ruido excesivo.

 

 

CRQ y «Tinto» buscan salidas contra la contaminación en Armenia: a las buenas

NOTAS DE FONDO |