Confirmación científica del segundo cadáver demandará examen de ADN: Fiscalía

 

 

  • Sin revalidación científica ni legal no es posible establecer la identidad en el corto plazo. Puede durar semanas

Rumores y hasta desinformación ha sido emitida por redes sociales, acerca de la ratificación de la identidad del segundo cadáver hallado el pasado jueves 3 de enero en la vereda Los Pinos de Salento.

El dolor para la familia de Álvaro Augusto Arbeláez Espinoza aumenta por las presunciones de la ciudadanía y hasta de algunos comentaristas de internet que se arriesgan a afirmar públicamente algo que podría ser obvio, pero que no tiene ninguna reconfirmación científica y menos legal.

La angustia ha crecido en las últimas horas tras la plena identificación, por parte de medicina legal, y por ende el hallazgo del cuerpo sin vida de Andrés Felipe Gutiérrez Arias, quien desapareció al lado de su compañero de aventuras el pasado 13 de diciembre.

La prudencia es un factor fundamental en una prensa responsable, por ello LOS JUANES entrevistó a voceros de la Fiscalía General de la Nación, con el fin de conocer en qué va el análisis científico de identificación del segundo cuerpo, además de la investigación de los hechos que llevó a la muerte confirmada del primero de los jóvenes ya identificados.

Presumir no es estar seguros: Fiscalía

“No hay confirmación científica aún del segundo cadáver, todos presumen que es Álvaro Augusto pero hasta que no exista un veredicto profesional, emanado y firmado por un forense de Medicina Legal, no podemos afirmar tal cosa”, expresó Margarita López, Fiscal Primera Seccional Especializada, adscrita a la Unidad de Investigaciones de delitos contra la Vida en el Quindío y actual Directora Seccional de Fiscalías, encargada, en el departamento.

“La primera identificación se logró a través de una carta dental, procedimiento que arroja resultados en horas, pero el segundo cuerpo no dio una conclusión de gran porcentaje de identificación y tras este procedimiento, se debió practicar cotejos de ADN con familiares de primer grado (padres o hermanos) del joven desaparecido con el cadáver hallado en Salento”, informó la fiscal.

Agregó que los resultados de este procedimiento pueden durar ya no horas, sino días y puede que hasta semanas.

“Tenemos una tarjeta decadactilar perteneciente a Arbeláez Espinoza pero no podrá ser adjuntada a la noticia criminal hasta que no haya plena confirmación por parte de medicina legal”, añadió la funcionaria.

Hasta tanto no se tenga plena identificación del cuerpo, este medio se abstiene de emitir tal información.

A ciegas: no hay indicios hasta el momento

Por el fenómeno social en que se dio la muerte de Gutiérrez Arias y el hallazgo de sus restos al lado de un segundo cadáver, inescrupulosos y personas sin sentido humano han dicho que los jóvenes pertenecían a grupos al margen de la ley y que por eso los asesinaron, otros piensan que fue por el hurto de la motocicleta BWS en la que se movilizaban, pero la verdad la tiene la Fiscalía.

Margarita López, Fiscal Primera Seccional Especializada adscrita a la Unidad de Investigaciones de delitos contra la Vida en el Quindío dio a conocer en exclusiva a LOS JUANES en qué va la investigación.

“La Fiscalía Séptima Especializada será la encargada de llevar a cabo la investigación del suceso, por ahora tenemos confirmado el delito de homicidio y dicha dependencia de la entidad investigadora determinará si al asesinato se le suma el crimen de desaparición forzada”, manifestó la fiscal.

Agregó que, “en la inspección técnica a la escena del crimen no se hallaron proyectiles, percutidos o sin percutir. Además estamos indagando diferentes situaciones, lo que podemos decir desde la Fiscalía es que se descarta la participación de los jóvenes en grupos al margen de la ley, y está confirmado que no tenían antecedentes ni individualizaciones judiciales. Aún no tenemos móviles de los dos crímenes”, puntualizó.

Tras la aparición del primero de los cuerpos, el CTI activó un procedimiento que pasó de desaparición a presuntamente homicidio, por lo que las indagaciones preliminares comenzaron ya con la familia y allegados, quienes buscan establecer a qué se dedicaban principalmente los dos jóvenes, cuáles eran sus actividades paralelas, sitios de diversión, círculo de amigos y otras referencias de vecinos y conocidos, con el fin de armar hipótesis iniciales.

Lo único cierto es que hasta el momento las autoridades están a ciegas.

Confirmación científica del segundo cadáver demandará examen de ADN: Fiscalía

INFORME ESPECIAL |