Condición para sentenciar a un asesino:  jueza “necesita saber” con qué arma  le propinaron 15 puñaladas a Marilú

 

“Inaudito, increíble, por eso la justicia no tiene credibilidad”, fueron algunas de las expresiones de los asistentes a la audiencia contra Lubín Darío Arboleda Arboleda, confeso asesino de Mariela Gómez Villegas, mejor conocida en Circasia, Quindío, como ‘Marilú’.

Y las cosas llegaron a ese extremo, porque la Juez cuarta penal del circuito de conocimiento de Armenia manifestó que, necesitaba saber qué tipo de arma blanca fue usada para acabar con la vida de la mujer.

Mariela Gómez Villegas, fue asesinada por un hombre que hacía arreglos en su casa

Este argumento tomó por sorpresa a la Fiscalía 19 Seccional adscrita a la Unidad de Vida del Quindío, que presentó la necropsia que le fue practicada a ‘Marilú’, la cual determinó que la mujer recibió más de 15 puñaladas, heridas que le causaron la muerte.

Arboleda Arboleda en audiencia de control de garantías ante el Juzgado Primero Penal Municipal aceptó la culpabilidad del crimen. Permanece tras las rejas en el CAI Santander de Armenia y al parecer, por su edad y “buen comportamiento”, según su defensor, debería purgar la sentencia bajo la modalidad de casa por cárcel.

Pero… ¿es entones necesario saber qué tipo de arma blanca fue usada para dictar la condena desde el homicidio agravado, delito que Arboleda aceptó?

El lío jurídico estaría basado en que el común denominador de las puñaladas que Arboleda aceptó propinarle  a Mariela fueron “punzadas o puntazos”, que no profundizaron los tres centímetros.

“No sabemos si el arma que usó era una herramienta de trabajo”, expresó la juez, quien pidió saber qué tipo de artefacto usó Arboleda,  para poder dictar sentencia, dentro de los parámetros legales de la aceptación de cargos, hecho que le podría dar una rebaja hasta del 50% de la pena al hombre de más de 60 años de edad.

El hombre hacía regularmente arreglos en la casa de Marilú, lo que habría generado la familiaridad con la que el homicida accedía al lugar de residencia de la mujer.

El ser un hombre de la tercera edad, es un argumento más que contundente para el Procurador Judicial que representa al Ministerio Público en la audiencia, para que le fuera otorgada la casa por cárcel para purgar la pena.

La Fiscalía General de la Nación presentó el informe de la autopsia, el cual señala que la mujer no murió por los “puntazos” que sufrió, sino por una puñalada en el cuello, la cual, según peritos forenses, fue de más de 10 centímetros de profundidad, lo que le generó una grave hemorragia.

Si la clave para declarar la gravedad de homicidio o la sevicia de los múltiples “puntazos” es una cuestión técnica-jurídica, ¿entonces qué podría determinarlo?

El homicidio generó todo tipo de protestas por parte de la ciudadanía de Circasia. Marilú era una mujer estimada por la comunidad.

Será que 15 puñaladas no son suficientes para establecer que no fue ni mucho menos un accidente, “un empujón”, sino que el homicida claramente quería quitarle la vida a la mujer.

Vale la pena recordar que Arboleda fue capturado cinco meses después del crimen, pero después de un largo interrogatorio y ante las pruebas recogidas en el lugar de los hechos, no tuvo otra alternativa que admitir que la había asesinado, al parecer, en medio de una discusión por una deuda.

La decisión de la sentencia, por parte de la Juez cuarta penal del circuito de conocimiento de Armenias será el próximo 18 de marzo a las 8:00 de la mañana en el palacio de justicia.

Condición para sentenciar a un asesino: jueza “necesita saber” con qué arma le propinaron 15 puñaladas a Marilú

INFORME ESPECIAL |