“Con ustedes la alcaldesa de Armenia”: así fue el detrás de cámaras de la definición de la terna

En casi tres meses pasan muchas cosas: unas se dicen y otras se hacen. Fue el tiempo que se demoró el gobernador Carlos Eduardo Osorio Buriticá en tomar una decisión, con respecto al nombre del alcalde en propiedad que sucediera a Carlos Mario Álvarez Morales, ante los líos de este último con la justicia y su posterior renuncia (28 de junio de 2018).

Elecciones, designación directa, intención de dejar a una de sus fichas (Álvaro Arias Young), devolución de la terna y finalmente, escogencia de uno de los tres, eran las opciones que tenía el cura. El mandatario tomó varias de ellas, unas más demoradas que otras.

Después de la designación de Óscar Castellanos Tabares, todos los detalles y secretos comienzan a aflorar. Entre cielo y tierra no hay nada oculto: las estrategias, las estratagemas, las equivocaciones y los aciertos, que hoy se comienzan a hacer públicos, generan consecuencias políticas.

Comencemos…

En primicia, este portal reveló la reunión secreta  entre el congresista liberal Luciano Grisales Londoño (junto a su esposa Mayden Rocio Rojas) y 10 concejales “rebeldes”, entre ellos, todos los de Cambio Radical y otros partidos con participación minoritaria, cumplida días después de nombrado Álvaro Arias Young en el encargo. La época de “vacas gordas” con Carlos Mario era cosa del pasado. Ya no había tanta “leche” para una coalición de 19, había que asegurar, en medio de la crisis financiera del CAM.

Más se demoró en concluir la “cumbre”, que en enterarse el resto de los corporados, en especial los del Partido Liberal, quienes entraron en cólera. No era para menos, su jefe quería ir a la fija. Tenía un aparente acuerdo con ellos para que continuarán “gozando” de las mieles del poder, pero también hizo un acuerdo con el otro grupo, “por si acaso”, y eso en política es peligroso. La idea era recuperar el poder “con ellos (concejales liberales) o sin ellos”. Jugó con fuego, y…

TAMBIÉN LEA: Luciano Grisales intenta ganar con cara, y con sello también: complot contra Arias Young

Así lo nieguen, fue evidente que la posición y actitud política de los 10 corporados (después de la reunión con Luciano) cambió en el cabildo ante el despacho del alcalde. La operación tortuga de los concejales, ahora opositores y en la misma administración, liderada por casi todos los secretarios, hoy es imposible de ocultar. A partir de ese momento, los proyectos de acuerdo eran revisados con lupa y por cualquier cosa se devolvían; los debates de control político eran a favor de los secretarios “amigos de la causa”, como el de la ex Directora de Planeación Claudia Hincapié, quien en una decisión curiosa denunció públicamente a su jefe inmediato, el alcalde encargado Arias Young, por presuntas faltas disciplinarias, entre ellas acoso laboral. Días después fue separada del cargo directivo y devuelta a su puesto original de carrera administrativa. Era obvio, ningún mandatario por más novato iba a permitir semejante afrenta.

 TAMBIÉN LEA: Claudia Milena Hincapié seguirá siendo “ayudante” de oficina: alcalde encargado

Y para rematar, en el mismo Concejo, un proyecto de acuerdo que buscaba crear tres cargos en el Cuerpo Oficial de Bomberos, muy necesario para empoderar a ese organismo de socorro de la capital quindiana, fue torpedeado desde varios flancos (se dijo que no había plata para pagarles y/o que tenía errores jurídicos), al extremo de haber sido denunciado el ponente del mismo, integrante de Cambio Radical, Orley Ortegón, queja que interpusieron sus propios compañeros de partido porque les  llevó la contraria, en un repentino y sorpresivo cumplimiento de la ley de bancadas, cuando en la vida les había importado muy poco el reglamento. El proyecto, exactamente igual, había sido aprobado por la plenaria en noviembre de 2017, pero el plazo para implementarlo se venció, porque se atravesó la ley de garantías de las recientes elecciones legislativas y además, los propios líos penales del alcalde Álvarez. Hoy, quedó aplazada la iniciativa. La propia secretaria de gobierno, Gloria Cecilia García, en medio del debate dijo fuera de micrófonos que era mejor hundir el proyecto por yerros legales. Al final, se votó por su retiro.

TAMBIÉN LEA: “Arde” Cambio Radical en Armenia, por cuenta de la crisis de los bomberos: fuego amigo

De otro lado, tras el rechazo de la terna por parte del gobernador y la posterior renuncia de Roberto Jairo Jaramillo Cárdenas a la misma, este portal conoció que la decisión de dimitir se dio realmente ante la inminencia de la ratificación del documento con los mismos tres nombres por parte de la Dirección Nacional Liberal, toda vez que las revisiones jurídicas hechas, incluso por ex magistrados del Consejo de Estado en Bogotá, arrojaron que no había ninguna inhabilidad aparente.

Ese grupo liberal sabía de sobra, que así fuera revalidada la terna por el propio César Gaviria, el gobernador no iba a nombrar a Roberto Jairo.

Una fuente indicó que no podía haber riesgos. “Era urgente cambiar el nombre y el favorecido fue Óscar Castellanos Tabares (hoy alcalde en propiedad), de quien ya había noticias en la capital del país, porque su hoja de vida había sido solicitada meses atrás, para ser tenido en cuenta en otra terna en la que figuraban el ex alcalde de Circasia Oswaldo Morales Robi y el mismo Roberto Jairo, pero que gracias a los oficios del Senador Julián Bedoya y los reclamos de Luciano Grisales, el ex presidente César Gaviria Trujillo no tuvo alternativa e incluyó a Luisa Fernanda León y a Gloria Cecilia García, ambas cartas del dueto Bedoya-Grisales”, sostuvo el informante.

Es decir, Jaramillo Cárdenas, gracias a sus influencias con el director nacional del Partido Liberal logró que se le respetara el cupo y que se incluyera a Castellanos, a quien previa revisión jurídica exhaustiva resultó apto para hacer parte de la lista.

Semana decisiva

Mientras localmente se tejían toda clase de especulaciones (de presuntos decretos ya redactados y firmados, y hasta de preparativos de fiestas de celebración), los padrinos se movían. César Gaviria adoptó a Óscar Castellanos, pero nunca llamó, dicen que optó por el silencio,  mientras que la dupla Bedoya- Grisales buscaba a personas allegadas al sacerdote para influenciar en su decisión.

LOS JUANES supo que los que se quedaron más quietos, resultaron ser los que lograron su objetivo. Cero razones, cero mensajes, cero citas en cuerpo ajeno, para que el cura inclinara su decisión. “El gobernador no es de presiones, ni de intrigas, se fue por la opción más neutral y por la que no le hizo la vida imposible a él ni a Arias Young”, dijo una fuente muy cercana al piso 19 del CAD.

La cereza del pastel  se dio con la llegada del presidente Iván Duque Márquez, dentro del marco del Taller Construyendo País, cumplido el sábado pasado en Filandia. Todo transcurría normal hasta que el Procurador Regional leyó una carta que emplazaba públicamente al gobernador a que cumpliera la ley y tomara una decisión con respecto al alcalde de Armenia en propiedad, con tono de “vaciada”, lo que no cayó nada bien. Se filtró que presuntamente el congresista Grisales Londoño había estado detrás de dicho reclamo, lo que terminó por romper las frágiles relaciones entre el despacho del gobernador y el legislador.

La semana que concluyó con la designación de Óscar Castellanos Tabares fue muy agitada. Visitas a Bogotá, razones de intermediarios, potenciales alianzas, ofrecimientos y negociaciones, ya no fueron suficientes para tratar de recuperar la confianza. Lo ocurrido durante todos los tres meses anteriores llevó al mandatario seccional a convencerse que tanta desesperación por aferrarse al poder era demasiado sospechosa y que había que optar por algo distinto.

El “Día D”

La cita de los nueve concejales a las 8:00 am en el despacho del gobernador el jueves pasado, entre ellos los liberales “negreados” por Luciano, más uno adicional (Orley Ortegón), es decir ahora 10, gracias al repentino ánimo legalista de la bancada de Cambio Radical por hacer cumplir la ley, que lo que hizo fue fortalecer a sus rivales, ya era muestra de hacia dónde estaba orientada la decisión.

LEA TAMBIÉN A ESTA HORA… Gobernador lidera cónclave con los concejales “amigos”: la clase política se come las uñas

A las 8:40 am de ese mismo día timbró el teléfono de Castellanos. Al otro lado de la línea su interlocutor lo saludó muy amable, anunciándole que un vehículo del gobernador lo recogería inmediatamente para una reunión con Osorio Buriticá en su despacho. Ya filtrada la reunión con los concejales, al político se le vinieron a la cabeza muchas cosas, menos que lo citaban para decirle que no sería el alcalde.

Cuando ingresó al edificio por el sótano y el ascensor privado, prácticamente ya estaba convencido que era el elegido.

El gobernador lo esperaba en el despacho de uno de sus secretarios. Veinte minutos después ambos (Gobernador y Castellanos) subieron al piso 19. El gobernador, quien tiene un humor negro en extremo, le dijo “espéreme en mi oficina un momento”, al otro lado estaba la nueva coalición del Concejo. Carlos Eduardo Osorio se paró en la puerta que comunica su despacho con la sala de juntas y les dijo con una inflexión de gran anunció: ¡con ustedes, la alcaldesa de Armenia!!!

Todos se miraron, no comprendían, algunos alcanzaron a apretar los dientes, hubo segundos de estupor, porque aunque el jefe seccional nunca les dijo por cuál nombre se inclinaría, era absolutamente lógico y evidente que no iba a nombrar a ninguna de las dos señoras. ¿Algo pasó?, en la puerta del pan se quema el horno, alcanzaron a pensar… ¡En fin!

Cuando ingresó Castellanos, la carcajada de todos fue rotunda y sonora, no sin el comentario del cura, en tono burlón… “se alcanzaron a asustar… no”.

El gobernador firmó el decreto delante de todos, hasta del mismo nuevo alcalde de Armenia. El resto ya es de público conocimiento.

 

 

“Con ustedes la alcaldesa de Armenia”: así fue el detrás de cámaras de la definición de la terna

INFORME ESPECIAL |