Cacerolazo y velatón en Armenia: si se podía en paz

Fueron tres los días de manifestaciones con diferentes temáticas, en los que Armenia se unió para apoyar el paro nacional.

Masivamente las calles fueron recorridas en diferentes marchas acompañadas de arengas, música y energía.

La Plaza de Bolívar de Armenia, fue el escenario idóneo anoche para las personas que en la tarde de viernes decidieron unirse al cacerolazo nacional, con ollas, sartenes, cucharas, recipientes, pitos y diferentes utensilios, un gran número de quindianos, desde niños, hasta personas de la tercera edad, se manifestaron al rededor de tres horas, en las que únicamente se escuchó el ruido de las cacerolas.  Al ver que bastantes ciudadanos habían decidido apoyar el cacerolazo, los lideres de la manifestación invitaron a los protestantes a marchar por la carrera 14, hasta la Universidad del Quindío.

La marcha transcurrió en orden, en el recorrido los habitantes de diferentes edificios decidieron unirse desde sus viviendas al famoso cacerolazo que tuvo bastante impacto en la capital quindiana, así mismo a través de videos compartidos en plataformas de chat y redes sociales, se evidenció el apoyo a esta manifestación desde diferentes puntos de la ciudad. Completado el recorrido, ya en los alrededores del punto de encuentro, personas de diferentes edades, desde niños hasta adultos mayores, estuvieron cantando y bailando hasta al rededor de las 3:00 Am como señal de protesta.
El escuadrón del Esmad, Policía Nacional y el secretario del Interior, estuvieron presentes en el acto, velando para que todo se mantuviera en calma. Salvo la presunta infiltración de personas que pretendían formar desmanes, no hubo alteración del orden público.

De igual manera este sábado continuó la movilización, con la llamada velatón que inició al rededor de las 4:00 pm, en la que diferentes personas se unieron en la calle peatonal de la Universidad del Quindío con el fin de fabricar sus propias antorchas, para continuar con una nueva jornada de marchas. En esta ocasión los manifestantes se tomaron las vías pasando por el sector de la Clínica la Sagrada Familia, centro y Plaza de Bolívar, en este último punto se realizó un homenaje a las personas que han sido víctimas de la violencia que vive el país, tanto en Colombia, como los que han sido vulnerados en las manifestaciones, seguidamente el pueblo se unió en una sola voz para entonar el himno nacional.
Finalmente la marcha emprendió un nuevo recorrido por la 14 hasta llegar a la Universidad del Quindío. Este evento también tuvo acompañamiento de la Policía Nacional.

Es importante resaltar el comportamiento de los quindianos en estos dos episodios, puesto que se evidenció tranquilidad y respeto con la ciudad y con las autoridades, a pesar de la tensión del día viernes, asimismo es importante exaltar la labor de la Policía Nacional, quien con una patrulla y diferentes miembros de la institución, marcharon detrás de los manifestantes para velar por el orden y la seguridad de los ciudadanos.
El lunar se presentó el viernes cuando a través del denominado “pupitrazo”, los estudiantes se tomaron por más de cuatro horas la Avenida Bolívar, que es clave para la movilidad de la ciudad. El Esmad tuvo que retomar por la fuerza la vía, toda vez que los manifestantes se negaron a destaponarla, a pesar de la solicitud de las autoridades, incluyendo la misma Defensoría del Pueblo.
La conclusión que queda es que las protestas respetuosas son bienvenidas, pero el vandalismo y las medidas de hecho como los taponamientos, deben ser contenidos por las fuerza pública.

Cacerolazo y velatón en Armenia: si se podía en paz

AL DÍA |