Basuras en Armenia: entre incultura y gestión administrativa

A pesar de los anuncios oficiales y los aparentes esfuerzos que se hacen desde el sector oficial, los ciudadanos siguen reportando casos de basureros a cielos abiertos en diferentes puntos de Armenia. La queja es constante y el problema en lugar de disminuir, tiende a crecer.

«Respetados Juanes, quería preguntarles: ¿qué se puede hacer en éste caso de cochinada de parte de casi todos los asaderos y restaurantes del Granada? La conchudez que desde más arriba de la iglesia llegan a este sitió a tirar sus desechos y el olor a mortecina es horrible. El pobre señor del asadero de al frente de donde tiran estos desechos le toca ponerse a recoger esta cochinada que dejan casi todos los restaurantes y asaderos de toda la avenida del sector.

¿Cómo hace la gente para comer en estos sitios que deben de ser una cochinada a como huele esta basura? Las personas que llegan a esta iglesia quedan totalmente desilusionada con estas personas tan extremadamente cochinas», indicó un ciudadano al comunicarse con este portal informativo y plantear lo que viene sucediendo en este importante sector de la ciudad.

Cultura ciudadana

El alcalde José Manuel Ríos Morales ha expresado en varias ocasiones que en Armenia hace falta una estrategia de cultura ciudadana, de sentido de pertenencia y amor por lo nuestro, razón por la cual estará presentando una política pública que será transversal a toda la administración, incluyendo por supuesto a las Empresas Públicas Municipales EPA.

Lo que viene sucediendo en Armenia es algo preocupante, pues muchos ciudadanos no tienen conciencia alguna a la hora de trabajar de manera concertada con las instituciones oficiales. Hace un año aproximadamente la gerencia de la EPA anunció un cambio de rutas y la concertación con la comunidad para coordinar de manera efectiva la sacada de la basura con el paso del vehículo recolector. La idea en el papel es válida, pero desafortunadamente no surtió efecto alguno, porque la gente prefiere sacar sus bolsas y dejarlas expuestas en sitios públicos.

Basurero a cielos abiertos en el barrio Granada, denunciado por un habitante del sector.

 ¿Y el comparendo ambiental?

Esta es quizás la pregunta más frecuente entre la ciudadanía en redes sociales cuando comentan este tipo de publicaciones. La gente no se explica por qué en su momento se anunció con bombos y platillos el comparendo ambiental y no pasó nada. El ciudadano de a pie no siente que esa medida haya tenido efectividad alguna, pues la gente sigue depositando basuras donde la da la gana.

Para algunos expertos, el problema radica en que las autoridades no se han dedicado a aplicar el comparendo ambiental como debe ser, disponiendo del personal suficiente para hacer seguimiento fotográfico y con video de los puntos críticos que la ciudadanía denuncie.

Basuras en Armenia: entre incultura y gestión administrativa

AL DÍA |