Así se marchita la “joya de la corona de  Armenia”. Amable: crisis, denuncias y dudas… Parte 2

En las últimas horas se dio a conocer el “mecanismo” mediante el cual esta empresa industrial y comercial del estado del orden nacional se viene marchitando, a través de un manejo controvertido que ya el alcalde encargado de Armenia Álvaro Arias Young denunció hace algunas semanas, en donde reina la incertidumbre, y aunque es negado tajantemente por el gerente, LOS JUANES estableció con diferentes fuentes que las fuerzas que gobiernan la entidad son exactamente las mismas que han venido controlando la administración con mano de hierro, cuyo poder llegó a ser mucho más determinante que el del mismo Carlos Mario Álvarez Morales, hoy preso en la cárcel de La 40 de Pereira, acusado por la fiscalía de presuntamente financiar con 6.000 millones de pesos su campaña a la alcaldía de Armenia en 2015 con recursos del impuesto de valorización, más otros posibles delitos que son investigados.

LEA TAMBIÉN: Así se marchita la “joya de la corona de Armenia” Amable: crisis, denuncias y dudas… Parte 1

En esta segunda parte, se darán a conocer denuncias entregadas por distintas veedurías que contactaron a este portal, dentro del proceso de construcción de la carrera 19 de la capital quindiana, quejas que serán puestas en conocimiento de los organismos de control por esas organizaciones, las que fueron absolutamente descalificadas por Antenor Ortiz Ávila en diálogo con LOS JUANES.

“No me preocupan las veedurías y sus denuncias. No son instituciones serias. Se catalogan como tal, pero son movimientos en donde actúan personas con intereses económicos personales y no en beneficio de la comunidad”, aclaró.

El florero de Llorente

“La obra prevista para 14 meses es una colcha de retazos. De 2.5 km (2.500 metros desde la calle 10 Nte hasta la 26 – zona de los puentes), que estamos seguros no podrá concluirse a tiempo por varias razones”, señalan esas mismas organizaciones ciudadanas, desacreditadas por el gerente de Amable.

Al hacer un visita de campo y no tragar entero, para evidenciar los progresos efectivos del proyecto se comprobó que las veedurías de una u otra forma tienen razón. Se ha avanzado con la intervención de menos de mil metros aproximadamente (si se suma toda la operación), al unir unos tramos con otros, de los cuales solamente 300 metros (frente al Inem, costado sur-norte) están parcialmente terminados porque faltan los acabados (andenes y demás). La calzada contraria (norte-sur), está en construcción.

Desde la calle 2da hasta la calle 9na se ha avanzado también parcialmente otros 450 metros (calzada norte-sur). Y desde la calle 19 a la 23, otros 350 metros están siendo intervenidos. Es decir, la obra tiene un avance promedio no superior al 17% aproximadamente. Sin embargo, Ortiz asegura que los progresos son mayores al 30%.

Uno de los representantes legales de una de las organizaciones de la sociedad civil contó detalles que según él, deben ser investigados.

“Nos preocupan los sobre costos en varios sentidos. Muchos expertos consultados nos insisten que es absolutamente inoficioso incluir un sobre espesor (capa de asfalto ) en el proyecto, toda vez que si el grosor de las placas de concreto es de entre 29 y 30 centímetros no era necesario invertir más dinero”, comentó.

Se preguntó esta inquietud a varios ingenieros expertos en vías y afirmaron que diseñar sobre espesores para la Av. 19 de 12 centímetros es una redundancia ociosa, es decir, un desperdicio, porque 30 centímetros en las losas de concreto, “presentan un margen de seguridad y durabilidad suficiente”, que están siendo remplazadas, garantizan al menos tres décadas de vida útil en perfecto estado, cuando el cemento es de alta calidad.

“Así diseñó la vía el Ministerio de Transporte. No es nuestra responsabilidad”, reprochó Ortiz, negando que sea culpa de Amable.

No obstante, al indagar aún más allá, se estableció que la Cra 19 hace parte de un gran paquete de obras que, dentro del Conpes 3572 de 2009, fueron licitadas por la empresa y adjudicadas años atrás a un grupo de ingenieros y arquitectos, varios de ellos del Quindío. No diseñadas por Mintransporte. La cartera ministerial no diseña, en este caso supervisa que todo cumpla con los estándares dispuestos, a través de una unidad especial denominada Grupo Unidad de Movilidad Urbana Sostenible, Umus.

Más “perlas”

La otra irregularidad técnica de la que hablan los especialistas es la denominada “deformación geométrica” de la 19 en algunos tramos. De este tema ya no se refirieron las veedurías pero sí los expertos locales. “Se está despilfarrando aún más material (sobre espesor de la capa asfáltica). El derroche de este insumo es enorme, bajo el argumento de que la vía tiene deformaciones en donde se pueden producir charcos (carrera 19 entre las calles 10 y la glorieta del bolo club). Esto no es cierto. Esta vía es una de las más niveladas en Armenia y tienen por sus características propias un excelente drenaje de aguas lluvias. Es inconcebible que en algunos tramos se instalen espesores  que superen los establecidos en el contrato en lo referente a la carpeta de asfalto, lo que viene ocasionando serios problemas, porque se han tenido o tienen que reconstruir los andenes en algunas cuadras”, aclaró otro experto preguntado.

Ingenieros explicaron que en algunos tramos, debido a la exageración en el uso de material la calzada quedó más arriba que el andén, lo que obliga al contratista a tener que reconstruirlo.

“Ese no es nuestro problema. Si la vía queda más alta que el andén, el contratista debe asumir de su bolsillo los arreglos de los andenes”, replicó Ortiz.

Las veedurías se preguntan, “¿pero entonces dónde está el control, la supervisión y la interventoría?”.

Se pudo comprobar, al preguntar dentro de la entidad que de ese tópico no se habla, ni se pregunta. No hay comités, no hay reuniones técnicas. Las personas de confianza de Ortiz les evaden el tema a sus demás compañeros que reciben las quejas de la ciudadanía.

Más reproches…

Se filtró que la empresa constructora “Consorcio Vial Armenia, compuesto por las firmas Construcciones y Obras de Ingeniería SAS y Jaime Carmona Soto”, no recibe algunos de sus pagos directamente de Amable y ordena que se le consignen varios de sus cheques a terceros. Las denuncias se refieren a problemas con las cuentas bancarias del consorcio o alguno de sus asociados, incluso se habla de posibles embargos.

“Es legal que una empresa ordene ceder el pago a un tercero. No se nada de embargos. Sí hemos hecho pagos a otras empresas por orden del contratista, pero el último se lo hicimos directamente al consorcio”, respondió el gerente de Amable. Este portal intentó conocer la versión de los constructores, pero se negaron a dar declaraciones.

La obra fue adjudicada por $13.964 millones 677.385, y al principio se generó una buena noticia para la ciudad porque el tope de la licitación era de $15.500 millones, lo que indicaba que el municipio ahorraría $1.500 millones. Sin embargo, LOS JUANES preguntó por un otro sí, del que se dice se está preparando, aspecto que fue negado también por el vocero de la empresa.

Otra de las quejas, en concordancia con las denuncias del alcalde encargado Arias Young, se refiere a la falta de gestión. “Los recursos de Amable deben ser gestionados con tiempo ante el BID. En abril se debieron pedir dineros que debían llegar en agosto de 2018, para cumplir con los compromisos de la entidad. Pero eso no ocurrió. Hay un retraso, y al final de este mes, la empresa no tiene cómo pagar sus cuentas”, explicó la fuente.

Ante la situación, se consultaron otras versiones que apuntan a que se habría ordenado comprometer recursos que ya están destinados y que cuentan con registros presupuestales, lo que no deberían utilizarse para otros gastos.

Dentro de la entidad el ambiente es tenso y en algunas oportunidades hostil, debido a que no se le puede llevar la contraria al gerente. No hay escenario para la sana controversia técnica y menos legal. Algunos de los profesionales han sido presionados para firmar documentos que a la larga saben que los van a meter en líos, después de alguna investigación, decisiones que muy seguramente, ante la negativa, tendrán consecuencias en no renovación de contratos.

“Los dineros de la nómina están asegurados. No habrá retrasos en los pagos de funcionamiento”, se comprometió Antenor Ortiz. No obstante, se supo que los giros del organismo internacional muy posiblemente no lleguen a tiempo, por lo que la nueva contratación de técnicos estaría en veremos, porque no habría forma de garantizar los recursos para el último tramo de lo que resta de 2018.

El “Box Coulvert”, un hueco de marca mayor, que atrasará la obra: falta de planeación

Todos los armenios han sido testigos que hay una gran zona del centro de la ciudad que se está hundiendo (entre la calle 11 y 16). Esto significa que de no solucionarse tamaño problema podría causar una tragedia de grandes magnitudes, o en su defecto, cualquier dinero que se invierta en vías en esa zona es plata pérdida, porque en cualquier momento puede colapsar.

Técnicamente se llama “Box Coulvert”: son elementos de gran tamaño elaborados en concreto reforzado los cuales pueden ser prefabricados, estos componen un sistema modular en el que cada parte se conecta con el otro para formar un túnel, Cada elemento se empalma con el otro a través de un espigo, el cual lleva incorporado un sellante, que para el caso de Armenia transporta las aguas negras del sector.

Reparar ese mecanismo vale más de 7.000 mil millones de pesos, dicen los expertos, aparte del tiempo que demandaría su instalación, toda vez que sería necesario hacer un enorme hueco de varias cuadras, lo que demoraría al menos seis meses, toda vez que no se puede intervenir masivamente, sino que toca hacerlo por partes.

Los dineros para solucionar este mecanismo no fueron incluidos en el proyecto de Amable, porque el mismo desde su concepción no cuenta con presupuesto disponible para adecuaciones de redes, por lo que deberían ser dispuestos por las Empresas Públicas de Armenia, que tampoco los ha apropiado, al menos hasta la fecha, más el tiempo que obliga la ley para programar el proceso licitatorio.

“Este sí es una gran problema para nosotros, porque no tenemos claridad de si la EPA va a emprender la obra oportunamente. Eso retrasaría la recuperación de la vía diseñada hasta la calle 26 (puentes de la 26)”, sentenció Antenor Ortiz.

Al indagar por este “chicharrón”, quedó claro que fue un problema de planeación, que aunque todos sabían, no se tuvo en cuenta al momento de dar el banderazo para reconstruir la 19, más la falta de diálogo entre los dos gerentes de las entidades estatales (EPA y Amable), algo que debió liderar el alcalde, quien preside ambas juntas directivas. Pero es obvio, que sin el empoderamiento de un mandatario en propiedad, las ganas y buenas intenciones de Arias Young, son superadas por las pujas por el poder entre los mandos medios de la administración municipal, todos nombrados por Carlos Mario Álvarez, hoy ya ex alcalde, bajo la enorme influencia de su esposa, quien dicen seguir dando instrucciones telefónicas precisas.

Así están las cosas con esta obra, que tiene con los pelos de punta a los cuyabros, no solamente por los enormes trancones, sino por las dudas que genera la recuperación de una de las arterias claves para la movilidad en la capital quindiana. Inquietudes que están en el escritorio del alcalde encargado Arias Young, quien muy seguramente tendrá que tomar las mejores decisiones en este caso, como en otros, que ya viene solucionando.

 

 

 

 

 

 

 

Así se marchita la “joya de la corona de Armenia”. Amable: crisis, denuncias y dudas… Parte 2

INFORME ESPECIAL |