Ante oídos sordos, hay tutela que sí vale

 

 + La entrevista de candidatos a Contralor Departamental, al parecer todo un “reality”

A los diputados a la Asamblea del Quindío les cala perfecto el estribillo del célebre humorista uruguayo, Hebert Castro, que por los años 80 fue el mejor de los mejores en Colombia: “Se les dijo, se les recomendó, se les advirtió… pero no hicieron caso”, a propósito del proceso de elección del Contralor del Quindío, que en las últimas horas quedó suspendido preventivamente por orden del Juzgado Primero Penal del Circuito para Adolescentes con Función de Conocimiento de Armenia, hasta que todo quede bien claro.

Será este organismo, el que le dé luz verde a la selección del jefe del  organismo de control regional, tal como lo están adelantando en la duma departamental, o por el contrario, les otorgue la razón a los demandantes, quienes hacen toda clase de señalamientos.

Hace apenas unos días LOS JUANES publicaron la nota Campo minado para la elección de Contralor del Quindío, en donde se hicieron no una sino varias reflexiones periodísticas y jurídicas, al igual que se prendieron las alarmas (a lo Hebert Castro), pero no, “se pasaron las advertencias por la faja”, como el mismo comediante promediaba sus retahílas: la coalición mayoritaria haciendo valer su número se impuso, igual que hace algo más de un año cuando eligieron Contralora a la ex candidata a la gobernación Sandra Gómez, cuyo proceso fue anulado por el Consejo de Estado. En ese entonces, los mismos diputados de hoy hacían parte no de la actual, sino de otra coalición, todo dentro del cambiante mundo de la política. ¡Algo vergonzoso!

Y sí es penoso,  porque en la misma corporación llegan a extremos increíbles, los que arriesgando sus investiduras “navegan en el filo de la navaja”, responden con cartas oficiales destempladas que sin necesidad de ser abogado, un estudiante de primeros años de derecho se desternillaría de la risa, asegura uno de los acusadores.

Y fueron los medios. Bueno, a decir verdad dos o tres, los que se ocuparon del caso, y que por lo irregular de las actuaciones las mismas se hicieron virales en la web.

Desde luego el “pataleo”, al que tienen derecho legal todos los competidores para semejante cargo tan importante de control fiscal del departamento, fue el que promovió la decisión contenciosa que ya con orden de un juez, los mismos diputados habrían presuntamente cometido varias fallas a la hora de empecinarse en convocar a entrevista a los mismos cinco candidatos (Sandra Gómez, Germán Barco, Juan Carlos Ospina, Laura Cristina Tabares y Gilberto Zaraza), así algunos de ellos no cumplieran con los requisitos, tal como lo siguen asegurando los ofendidos.

Una entrevista en donde pasó de todo

Se conoció que la etapa de entrevista, que efectivamente se hizo el pasado 3 de abril, por encima de todo y de todos, también será objetada y que se adelantan acciones legales para probar que en la Asamblea se cometieron varias anomalías. Miembros de diferentes veedurías ciudadanas que se hicieron presentes en el recinto coincidieron en que los vicios en el proceso de entrevista, fueron evidentes, los que deberán conducir a la anulación de esta etapa ya surtida. Si se logra que se repita el encuentro personal con los aspirantes, este deberá ser en condiciones de objetividad y transparencia, como lo establece la ley en cuanto a la realización de audiencias en procesos de concurso para cargos públicos, y no de “subjetividad” como lo afirma la respuesta oficial a la queja de una de las concursantes.

Entre las múltiples situaciones presentadas durante la entrevista, en voz baja, pero con mucha insistencia, se asegura que ese cargo ya está prácticamente escriturado para el ex auditor Germán Barco López. LOS JUANES recibieron información de varias fuentes que el concepto jurídico emitido por el abogado Jaime Andrés López Gutiérrez que da por habilitado al candidato Barco es curioso, toda vez que el citado profesional no cuenta con vinculación contractual alguna con la Asamblea Departamental, pero sí se ha reunido en repetidas ocasiones con la duma para “asesorarlos sobre la inasistencia de la inhabilidad de Barco López”, dicen los consultados. Es decir, sobre que el citado aspirante si podría ser elegido; que no tendría ningún problema jurídico para ocupar el cargo, y que los diputados tampoco están arriesgando nada, lo que está por verse.

El abogado, según las veedurías, se movió como pez en el agua durante la entrevista del candidato Barco. “Estuvo en constante dialogo con los diputados en sus salidas de la sala de entrevistas y con su también asesorado German Barco, obviamente aconsejándolo, lo cual es absolutamente irregular; acaso esta situación no es una clara falta de imparcialidad y objetividad. Si hubiéramos sabido que los aspirante podían llamar a un amigo a lo Quiero ser Millonario, los demás también lo hubieran podido hacer sin el temor a una denuncia”, advirtieron.

Cuando lleguen las demandas, que de seguro van a llover, se tendrá que conocer la opinión del secretario General de la Asamblea Departamental, Humberto Delgadillo, quien por su función está obligado a emitir concepto de juridicidad sobre los actos de la entidad, quien muy seguramente deberá responder de manera oficial sobre los hechos de la entrevista y las inhabilidades de algunos candidatos.

Una coalición que cambia de bando

Para cerrar con broche de oro, la antigua coalición que ahora hace parte de una nueva coalición en la Asamblea, léase y entiéndase bien, antes obedecía a unos intereses y ahora, a otros bien distintos, desestimó las observaciones y constancias hechas por dos de sus colegas, con respecto a las presuntas fallas del proceso, es decir, las diputadas Mariluz Ospina (Partido de la U) y Gloria Patricia Pareja (Cambio Radical), a quienes no les hicieron valer su dignidad como corporadas. Ellas dos, que ya no hacen parte de esa vieja coalición, porque fueron relegadas, más el diputado del Mira Bernardo Valencia, fueron marginados del proceso de establecimiento de las reglas de juego para la realización de la famosa entrevista, otro hecho que también muy seguramente será tenido en cuenta en los estrados judiciales.

Así las cosas, y de prosperar estas denuncias, se estaría prolongando la ausencia de Contralor titular en el organismo, que vigila las actuaciones fiscales del Gobernador Carlos Eduardo Osorio y de toda su administración.

Los representantes de las veedurías dijeron, finalmente, que se necesitan  representantes legítimos, éticos, y no solo cumplidores de la ley, sino también moralmente habilitados. “Esperemos que por el bien del departamento y la recuperación de la legitimidad en la dirección de las instituciones del departamento, la ley se aplique, se respeten los procesos y la transparencia se den”, puntualizaron.

Ante oídos sordos, hay tutela que sí vale

POLÍTICA |