Alternancia educativa: la “sin salida” de una decisión difícil

Graves problemas tiene la educación pública por estos días. Las angustias comienzan, porque se ha comprobado que los niños necesitan volver a clases presenciales, por salud mental y por el propio rendimiento académico. De otro lado, el estado, para ser honestos, no tiene la capacidad para garantizar las debidas medidas de bioseguridad de la presencialidad.

Y como si fuera poco, nadie estaba preparado para la virtualidad: las plataformas web apenas se están ajustando en el sector público y lo peor, las familias de escasos recursos no tienen computadores suficientes en sus hogares, y si logran al menos uno, no cuentan con conectividad de internet. Graves problemas.

Con un gran esfuerzo y de manera inusual, docentes, alumnos, directivos de instituciones y padres de familia han continuado los procesos formativos a través de la virtualidad, con algunos agravantes como los que se presentan en las zonas rurales del Quindío por dificultades en la conectividad y  no contar con los equipos necesarios para este fin.

Este panorama ha generado muchos desafíos que recaen no solo en los gobiernos locales, sino en el sistema educativo, las familias, y los estudiantes, quienes han luchado por adaptarse a las dinámicas de la nueva normalidad académica.

Por este motivo y dentro del marco de la jornada denominada “Acercando Metas”, cumplida en las últimas horas, liderada por la administración departamental, los secretarios de educación de Risaralda, Caldas y Quindío, se dieron cita para seguir avanzando en el proyecto de alternancia para el Eje Cafetero, presentado al Ministerio de Educación, con el que buscan darle forma a la estrategia educativa que garantice que niños y jóvenes vuelvan a las clases de manera presencial.

“Por supuesto que la propuesta debe ser avalada por las secretarías de salud y en total cumplimiento de los protocolos de bioseguridad para el manejo y control de riesgo de COVID-19, pero realmente queremos ver a los niños y jóvenes ingresando de nuevo a las instituciones educativas” aseguró el gobernador del Quindío Roberto Jairo Jaramillo Cárdenas.

En su momento esta propuesta estará debidamente socializada con los maestros, rectores, sindicatos y familias, para lograr poner en marcha las nuevas jornadas académicas para el año 2021.

Alternancia educativa: la “sin salida” de una decisión difícil

AL DÍA |