Algunas imágenes que no se borrarán del terremoto de 1999

Especial de Los Juanes.

Con motivo de los 20 años del terremoto que sacudió al Quindío y gran parte de la zona occidental del país, en Los Juanes rendimos un sentido homenaje a las víctimas y sobrevivientes. Esta es la primera entrega de nuestro especial, “Álbum de recuerdos”, perteneciente a la líder cívica Clara Luz Jaramillo de Botero, quien recopila fotografías propias y de varios testigos presenciales de la tragedia de hace 20 años.

Uno de los edificios institucionales que quedó en ruinas fue el de la Asamblea Departamental. Con el sismo de la 1:19 minutos quedó supremamente averiado y luego en la réplica de las 5:40 pm se vino al piso.

Los escombros empezaron a convertirse en parte del paisaje desde ese 25 de enero. Muchas estructuras cayeron por la fuerza de la naturaleza y otras tuvieron que ser demolidas.

Las calles, especialmente de la zona centro de Armenia estuvieron cerradas por muchos días mientras se adelantaban las labores correspondientes.

Muchas personas llegaron a pensar que la ciudad nunca volvería a la normalidad.

El panorama era realmente desolador. El comercio tuvo que cerrar y algunos dueños de varios negocios se trasladaron a otras zonas de la ciudad para continuar con sus actividades.

La presencia del Ejército fue fundamental para evitar el accionar de los saqueadores que actuaron horas después del terremoto.

En el álbum de Doña Clara Luz Jaramillo de Botero se reviven duros recuerdos. Aquí otra perspectiva de la Plaza de Bolívar.

El tradicional edificio del Sandwich Cubano. En este lugar el Médico Jorge Raúl Ossa Botero tuvo que reconocer el cadáver de su propia madre.

Si el sismo hubiera sido un poco más temprano, el número de víctima en este lugar hubiera sido mayor, pues a la hora del almuerzo se reunían muchos ciudadanos a departir en el tradicional establecimiento comercial.

El inolvidable teatro Bolívar.

El sismo borró sitios que fueron por muchos años punto de encuentro de varias generaciones.

Otra perspectiva de la zona de la Asamblea Departamental.

Lo que el terremoto no logró tumbar, tuvo que ser demolido por el hombre. Esta esquina duró mucho tiempo sin construir, convirtiéndose en un lugar donde los ciudadanos con lágrimas en los ojos percibían el impacto de la tragedia.

La solidaridad de los vecinos fue fundamental los días posteriores a la tragedia.

El caos en la carrera trece entre 21 y 22 era evidente.

Entre escombros, los edificios que quedaron en pie sirvieron de elemento de análisis y discusión académica para Ingenieros y expertos.

Dolor y soledad entre las ruinas.

La fuerza de la naturaleza se evidenciaba en cada esquina de la zona centro que fue una de las más afectadas.

El edificio Santa Bárbara, tradicional en el sector de la carrera 13 en pleno centro de la ciudad.

Viviendas de la carrera trece que tuvieron luego que se demolidas del todo.

Viviendas que eran tradicionales en este sector y quedaron en el piso literalmente.

Los ciudadanos trataron al máximo recuperar lo que mas pudieron entre los escombros.

El centro de la ciudad tuvo escenas de “ciudad fantasma” por muchos días. La recuperación estuvo a cargo de la ONG Cámara de Comercio.

Espere otro especial con el álbum de los recuerdos del terremoto de 1999.

Agradecimiento especial a la señora Clara Luz Jaramillo de Botero propietaria de las imágenes que fueron digitalizadas para este especial de Los Juanes.

Algunas imágenes que no se borrarán del terremoto de 1999

INFORME ESPECIAL |